Papa Francisco: La peor enfermedad es la falta de amor

Pensemos en nuestros afectos: ¿están enfermos o tienen buena salud? Jesús es capaz de curarlos.
Papa Francisco en el Ángelus. Foto: Vatican Media.
Papa Francisco en el Ángelus. Foto: Vatican Media.

 “La peor enfermedad de la vida es la falta de amor, es no poder amar”, y de este mal de los afectos, Jesús puede curarnos, aseguró el Papa Francisco este domingo en su mensaje previo al Ángelus.

Ante los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre habló sobre la lectura del Evangelio de este domingo (Mc 5,21-43), en la que Jesús se tropieza con nuestras dos situaciones más dramáticas: la muerte y la enfermedad.


De ambas libera a dos personas: una niña, que muere justo cuando su padre ha ido a pedir ayuda a Jesús; y una mujer, que desde hace muchos años tiene flujo de sangre.

El pasaje del Evangelio que corresponde a este domingo muestra que “Jesús se deja tocar por nuestro dolor y nuestra muerte, y obra dos signos de curación para decirnos que ni el dolor ni la muerte tienen la última palabra. Nos dice que la muerte no es el final.  Vence a este enemigo, del que solos no podemos liberarnos”, aseguró el Santo Padre.

El Papa hizo especial énfasis en el caso de la mujer. “Más que su salud, eran sus afectos los que estaban comprometidos, ¿por qué?: tenía flujos de sangre y, por lo tanto, según la mentalidad de la época, era considerada impura”.

“Era una mujer marginada, no podía tener relaciones estables, no podía tener un marido, no podía tener una familia y no podía tener relaciones sociales normales porque era impura. Una enfermedad que la hacía impura. Vivía sola, con el corazón herido”, explicó el Papa Francisco.

“¿Cuál es la peor enfermedad de la vida? ¿El cáncer?, ¿la tuberculosis? ¿la pandemia? NoLa peor enfermedad de la vida es la falta de amor, es no poder amar. Esta pobre mujer estaba enferma, sí, de flujos de sangre, pero en consecuencia de falta de amor porque no podía hacer vida social con los demás. Y la curación que más importa es la de los afectos”, aseguró el Santo Padre a los fieles.

“Pero, ¿cómo encontrarla? Podemos pensar en nuestros afectos: ¿están enfermos o tienen buena salud? ¿Están enfermos? Jesús es capaz de curarlos”.

La historia de “la mujer sin nombre” es una muy común.

“El texto dice que había probado muchas curas, y “gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor” (v. 26). También nosotros, ¿cuántas veces nos arrojamos sobre remedios equivocados para saciar nuestra falta de amor? Pensamos que el éxito y el dinero nos hacen felices, pero el amor no se compra, es gratuito. Nos refugiamos en lo virtual, pero el amor es concreto”.

“No nos aceptamos tal y como somos y nos escondemos detrás de los trucos del mundo exterior, pero el amor no es apariencia. Buscamos soluciones de magos y de gurús, sólo para encontrarnos sin dinero y sin paz, como aquella mujer”.

“Ella, finalmente, elige a Jesús y se abalanza entre  la multitud para tocar el manto, el manto de Jesús. Es decir, esa mujer busca el contacto directo, el contacto físico con Jesús. En esta época, especialmente, hemos comprendido lo importantes que son el contacto y las relaciones. Lo mismo ocurre con Jesús: a veces nos contentamos con observar algún precepto y repetir oraciones —muchas veces como loros— pero el Señor espera que nos encontremos con Él, que le abramos el corazón, que toquemos su manto como la mujer para sanar. Porque, al entrar en intimidad con Jesús, se curan nuestros afectos”.

Jesús no se detiene ante las heridas o los prejuicios, aseguró el Papa Francisco.

“Hermana, hermano, estás aquí, deja que Jesús mire y sane tu corazón. Yo también tengo que hacerlo: dejar que Jesús mire mi corazón y lo cure. Y si ya has sentido su mirada tierna sobre ti, imítalo, haz como Él. Mira a tu alrededor: verás que muchas personas que viven cerca de ti se sienten heridas y solas, necesitan sentirse amadas: da el paso”.

“Jesús te pide una mirada que no se quede en las apariencias, sino  que llegue al corazón; que no juzgue —terminemos de juzgar a lo demás—, Jesús nos pide una mirada que no juzgue sino que acoja. Abramos nuestro corazón para acoger a los demás. Porque sólo el amor sana la vida, solo el amor sana la vida”.

Comentarios