La voz del Papa

Papa: El deber de los ciudadanos es cuidar unos de otros

El Pontífice realizó su primera visita al Capitolio, sede del Ayuntamiento de Roma.
Foto: Vatican Media

¿Qué significa ser un ciudadano o ciudadana?, de acuerdo con el Papa Francisco significa ser un artesano de fraternidad y solidaridad, que cuida a los otros y los respeta.

Durante su primera visita al Capitolio, sede de la representación del Ayuntamiento de Roma, el Papa recordó en su discurso que su corazón está con todos, incluso con quienes no comparten la fe católica, puesto que “todos son hermanos”.

“El deber de un ciudadano -dijo a los presentes en la ciudad italiana- es ser artesano de fraternidad y de solidaridad”.

Y destacó que como tantas personas en todo el mundo, también los ciudadanos de Roma están preocupados por el bienestar, la educación de sus hijos y por el futuro del planeta, “por eso me gustaría pedirles a cada uno que según sus propias capacidades, se cuiden unos a otros, que estén cerca de los demás y que se respeten mutuamente”.

El Pontífice visitó el Capitolio tras la invitación de la alcaldesa Virginia Raggi y con ello se convirtió en el cuarto Pontífice que va a esta sede, luego de Pablo VI en 1966, Juan Pablo II en 1998 y por Benedicto XVI en 2009.

En su visita se reunió con autoridades locales, ciudadanos de Roma y con la familia de Raggi. En el discurso que dirigió a las autoridades, amplio en expresiones de elogio para la ciudad, dijo que este lugar “ha sabido acoger e integrar a diferentes poblaciones y personas provenientes de todo el mundo sin anular sus legítimas diferencias, sin humillar ni aplastar sus respectivas características e identidades”.

Así, reconociendo la pluralidad de habitantes, enfatizó la necesidad de que exista diálogo permanente entre el gobierno local y la Santa Sede para trabajar siempre en la construcción de la paz.

Lee: Esta es la agenda del Papa Francisco para Semana Santa y Pascua

“¡No se teman la bondad ni la caridad! Ellas son creativas y generan una sociedad pacífica, capaz de multiplicar sus fuerzas, de afrontar los problemas con seriedad y menos ansiedad, con mayor dignidad y respeto por cada uno y de abrirse a nuevas oportunidades de desarrollo”, expresó.

Tras su discurso a la ciudadanía, Francisco se reunió con trabajadores administrativos del Ayuntamiento a quienes agradeció su labor: “su trabajo silencioso y fiel no sólo contribuye a la mejora de la ciudad, sino que también tiene un gran significado para ellos personalmente, porque la forma en que trabajamos expresa nuestra dignidad y el tipo de personas que somos”.

Entre los trabajadores reunidos estuvieron trabajadores de campo, funcionarios, empleados de las distintas oficinas y departamentos de la administración pública, personal de limpieza, mantenimiento y seguridad.

Ésta es una semana llena de actividades para el Papa Francisco. El domingo visitó el santuario mariano de Loreto donde este lunes firmó la Exhortación Apostólica sobre el Sínodo de los jóvenes y el fin de semana viajará a Marruecos.

Lee: El Papa firmó la Exhortación Apostólica sobre jóvenes