La voz del Papa

Esta Cuaresma, el Papa pide apagar el celular y conectarse al Evangelio

En la Audiencia General, el Papa Francisco reflexionó sobre el sentido de la Cuaresma.
El Papa Francisco en tiempo de Cuaresma. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa Francisco en tiempo de Cuaresma. Foto: L'Osservatore Romano

El Papa Francisco aseguró que la Cuaresma es un tiempo propicio para apagar la televisión y abrir la Biblia; para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio.

En la Audiencia General de este 26 de febrero, Miércoles de Ceniza, el Papa Francisco reflexionó sobre el sentido de la Cuaresma, y meditó sobre el pasaje del Evangelio de Lucas en el que Jesús se adentra en el desierto y es tentado por el diablo.

Leer: ¿Qué es la Cuaresma? Esto dice la Biblia

El Pontífice afirmó que vivimos en un tiempo contaminado por demasiada violencia verbal, por palabras ofensivas y dañinas, y en medio de este rumor nos cuesta escuchar la voz del Señor. Pero la Cuaresma, es tiempo para entrar en el desierto con Jesús, porque dialogar en silencio con el Señor nos devuelve la vida.

“El camino a través del desierto cuaresmal es un tiempo propicio en nuestra vida para apagar la televisión y abrir la Biblia; para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio; para renunciar a tantas palabras y críticas inútiles para estar más tiempo con el Señor, y dejar que transforme nuestro corazón”, dijo el Papa Francisco.

El Papa también aseguró que muchas veces nos detenemos en las cosas inútiles, por lo que nos haría mucho bien deshacernos de tantas realidades superfluas y redescubrir lo que en verdad importa. Y el ejemplo de esto nos lo da Jesús al ayunar.

Te puede interesar: 4 lecciones del mensaje de Cuaresma del Papa Francisco 2020

“Ayunar es saber renunciar a las cosas vanas, a lo superfluo, para ir a lo esencial. Ayunar no es solamente para adelgazar, ayunar es ir precisamente a lo esencial, es buscar la belleza de una vida más simple”, dijo el Santo Padre.

También, el desierto, nos conduce también a encontrar muchos otros “desiertos”: son las personas solas y abandonadas, los pobres y los ancianos que están a nuestro lado y que viven en el silencio, marginalizados y descartados. Por eso, el desierto cuaresmal, afirma el Papa, es un viaje de caridad hacia los más débiles.

En el inicio del tiempo de Cuaresma, el Papa Francisco comentó que “en el desierto se abre el camino que nos lleva de la muerte a la vida”. Y es por eso que invita a entrar en el desierto con coraje, porque saldremos de él saboreando la Pascua, la potencia del amor de Dios que renueva la vida.

“Que el Señor nos ayude a entrar en el desierto cuaresmal, que lo sepamos recorrer a través de la oración, el ayuno y las obras de misericordia, para que podamos gustar la Pascua, la fuerza del amor de Dios que hace florecer los desiertos de nuestra vida”, dijo.

Con información de Vatican News

Comentarios