La voz del Papa

Papa Francisco: quien cree en Cristo, no cree en la magia

"Estas cosas que se hacen para adivinar el futuro o adivinar muchas cosas o cambiar situaciones de la vida, no son cristianas", advirtió.
El Papa Francisco en Audiencia General. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco en Audiencia General. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco recordó que la magia y la fe en Cristo son incompatibles, puesto que la magia no es cristiana. “Estas cosas que se hacen para adivinar el futuro o adivinar muchas cosas o cambiar situaciones de la vida, no son cristianas. La gracia de Cristo te trae todo: reza y confíate al Señor”, advirtió.

Leer: La magia blanca, ¿es buena o mala?

En la Audiencia General de este 4 de diciembre, el Papa Francisco continuó con el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, y centró su reflexión en el pasaje “Tened cuidado de vosotros y de toda la grey” (Hechos 20, 28). El ministerio de Pablo en Éfeso y la despedida de los ancianos (Hechos, 20, 32-35).

Francisco recordó que Éfeso, Pablo bautizó en el nombre de Jesús a doce hombres que experimentaron “la efusión del Espíritu Santo que los regenera” y que, también por medio del apóstol, en dicho lugar se produjeron “prodigios”: “los enfermos sanan y los obsesos son liberados”.

La “potencia de Dios” que llega a Éfeso a través de Pablo desenmascaró a los que “el nombre de Jesús para hacer exorcismos sin tener la autoridad espiritual para ello (cf. Hch 19, 13-17)”, y reveló  “la debilidad de las artes mágicas”, dijo el Papa. Ante ello, un gran número de personas las abandonan y eligen a Cristo.

Si eliges a Cristo no puedes recurrir al mago: la fe es abandono confiando en las manos de un Dios fiable que se da a conocer no mediante prácticas ocultas, sino por revelación y con amor gratuito”, aclaró el Pontífice.

El Pontífice se detuvo en este punto de la catequesis para subrayar que la magia “no es cristiana”, y para observar que aun en nuestros días, en muchos lugares, católicos practicantes recurren “por las dudas” a magos, para hacerse leer las cartas, o las manos: “Estas cosas que se hacen para adivinar el futuro o adivinar muchas cosas o cambiar situaciones de la vida, no son cristianas”, aseguró. Y reiteró que “la gracia de Cristo” lo da todo: “ora y confía en el Señor”, recomendó.

Con información de Zenit y Vatican News