Una catequista de la Arquidiócesis de México podría ser beata

Desde una parroquia de Coyoacán se impulsa la causa de la Sierva de Dios Luz María Camacho, esta es su historia.
Luz María Camacho en su sepelio
Luz María Camacho en su sepelio

La comunidad franciscana de la Provincia del Santo Evangelio está interesada en promover el proceso de beatificación de la Sierva de Dios Luz María Camacho, catequista que fue asesinada por los Camisas Rojas, el domingo 30 de diciembre de 1934, en las puertas de la parroquia san Juan Bautista, en Coyoacán.

Son varias las razones que mueven el deseo de dar más fuerza a este proceso, pues ella era una laica ejemplar, soltera, integrante de la Acción Católica de los Jóvenes Mexicanos y la Orden Francisca seglar, y vivió los difíciles años de la persecución religiosa en México.

Para promover la causa de Luz María Camacho fue designado el padre Jesús Arredondo Marquina como vicepostulador, nombramiento que hizo el superior de los franciscanos de esta Provincia, Fray Joel Cosme Torres. El Postulador es el responsable de las Causas Franciscanas de canonización que radica en Roma.




La historia de Luz María Camacho

Luz María Camacho nació en la Ciudad de México el 17 de mayo de 1907; desde muy joven formó parte del Consejo Parroquial. El 2 de febrero de 1930 tomó el hábito de la Tercera Orden de San Francisco, y su labor como catequista en Coyoacán era continua e intensa.

Puedes leer: Dos de cada tres países en el mundo violan la libertad religiosa

Los Camisas Rojas, liderados por Carlos Madrazo, organizaron un mitin frente a la parroquia y llevaron armas y Luz María Camacho, acompañada de otras personas, permanecieron en la puerta del templo resguardándolo. Los niños y los adultos mayores fueron llevados del templo a la casa conventual, para que fueran saliendo poco a poco.

Cuando inició la balacera, ella fue herida en el pecho. Fray Alejandro Torres, franciscano, pudo ungirla con los santos óleos poco antes de morir. Esta agresión fue ampliamente difundida en los periódicos de la época.

Su sepelio fue muy concurrido y se organizó una marcha multitudinaria hacia el zócalo de la Ciudad de México, para exigir al gobierno que se castigara a los culpables y cesaran las provocaciones a los católicos.

Sus restos reposan en Coyoacán

Los restos mortales de Luz María Camacho reposan en la Parroquia de San Juan Bautista, en Coyoacán, perteneciente a la Provincia del Santo Evangelio.

Se invita a los fieles a pedir a Dios algún favor por la mediación de Luz María Camacho, e informarlo a la parroquia de San Juan Bautista, en el centro de Coyoacán. En próximas fechas se imprimirá una estampita con una oración, que estará a la consideración del Sr. Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México.

 

Más del autor: ¿Sabías que Sor Juana Inés de la Cruz también escribió villancicos?