Iglesia en México
rmb

Trayectoria de Mons. Felipe Arizmendi, nuevo Cardenal mexicano

El Papa anunció el nombramiento del Obispo Emérito de San Cristobal de las Casas como miembro del Colegio Cardenalicio.
Monseñor Felipe Arizmendi preside la Misa en la Catedral de San Cristobal de las Casas. Foto: María Langarica.
Monseñor Felipe Arizmendi preside la Misa en la Catedral de San Cristobal de las Casas. Foto: María Langarica.

El Papa Francisco anunció la creación de 13 nuevos Cardenales, entre ellos está monseñor Felipe Arizmendi, Obispo Emérito de la Diócesis de San Cristobal de las Casas, en Chiapas.

Monseñor Arizmendi tiene una larga trayectoria en la Iglesia en México, principalmente en la atención de las comunidades indígenas y como miembro del Departamento de Cultura y Educación del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).


Puedes leer: El Papa nombra a 13 nuevos cardenales, entre ellos el mexicano Felipe Arizmendi 

Nació el 1 de mayo de 1940 en Chiltepec, Estado de México y realizó sus estudios en el Seminario de Toluca, además estudió Teología Dogmática en la Universidad Pontificia de Salamanca.

El 25 de agosto de 1963 fue ordenado presbítero en la entonces diócesis de Toluca- hoy Arquidiócesis- en donde sirvió como sacerdote hasta 1991 cuando el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Tapachula, Chiapas, ciudad fronteriza con Guatemala, y uno de los principales puntos de paso de los migrantes centroamericanos a México.

Fue Obispo de Tapachula y de San Cristobal de las Casas

Su ordenacion episcopal como Obispo de Tapachula fue el  7 de marzo de 1991. Nueve años después, san Juan Pablo II lo nombró Obispo de San Cristobal de las Casas, diócesis en la región de Los Altos de Chiapas, conocida por sus pueblos indígenas. Chiapas es también uno de los estados más pobres de México.

Inició su ministerio en San Cristóbal de las Casas el  1° de mayo de 2000, ahí prestó servicio por más de 17 años.

Desde el primer día, declaró que él no llegaba a esta diócesis a destruir lo creado por su antecesor Samuel Ruiz García (1924-2011), quien “abrió caminos que habían sido inspirados por el Espíritu Santo en el Concilio Vaticano II”, dijo.

En 2015, al cumplir 75 años, presentó su renuncia al Papa Francisco, la cual fue aceptada hasta dos años después. El 3 de enero de 2018, inició su ministerio episcopal Mons. Rodrigo Aguilar Martínez, nuevo obispo de San Cristobal de las Casas.

En su carta de despedida, monseñor Arizmendi declaró: “me esforcé para que todos continuáramos el camino de ser una Iglesia  autóctona, liberadora, evangelizadora, servidora, en comunión y bajo la guía del Espíritu Santo, en opción preferencial por los pobres”.

‘No voy a jubilarme’

En su carta de despedida, monseñor Arizmendi declaró sentirse en paz. “No voy a descansar, a jubilarme, sino a cambiar de estilo de servicio; ya no al frente de una diócesis, sino con mi tiempo dedicado a atender a tantas personas que tienen hambre de ser escuchadas y de recibir una orientación según Dios”, aseguró en ese momento.

Y agregó que entre los retos que enfrentó la diócesis y se esforzó por atender estuvieron:  la migración, interna y externa, las traducciones bíblicas y litúrgicas a los idiomas indígenas, la consolidación del diaconado permanente, la promoción de la mujer, la evolución global de la niñez y la juventud, la pastoral urbana, la organización de los catequistas de comunidades, la promoción de vocaciones religiosas y sacerdotales, la renovación del Seminario Diocesano, la pastoral de las familias, la evangelización por los medios de comunicación.

Ha sido promotor de la formación de sacerdotes de origen indígena y de las traducciónes de la Biblia para los pueblos originarios.

En 2015, presidió la primera Misa celebrada en náhuatl en la Basílica de Guadalupe, siendo aún Obispo de San Cristobal de las Casas.

Puedes leer: Mons. Felipe Arizmendi, “No me jubilo, me dedicaré a escuchar a tantas personas que lo necesitan”

El reconocimiento del Papa Francisco

Y en 2016, el Papa Francisco le envió una carta de felicitación por 25 años como obispo, la cual señala lo siguiente:

“Tomando en cuenta tus méritos y tu gran labor, San Juan Pablo II, el día 7 del mes de febrero de 1991, te nombró Obispo de la diócesis de Tapachula, que presidiste con responsabilidad por nueve años. En el Año del Gran Jubileo, 2000, el mismo Sumo Pontífice confió a tu comprobada competencia la diócesis de San Cristóbal de las Casas, que hasta la fecha sabiamente has presidido.

Ejerciendo el ministerio episcopal, no te has dado descanso, visitando diligentemente las parroquias, interpretando rectamente la doctrina de la Iglesia y llevando esperanza cristiana a los hombres de buena voluntad. Por otra parte, queremos recordar el ejemplo diario de tu vida, tu entrega misionera, tu sólida piedad, así como tu fidelidad al Magisterio de la Iglesia y el amor que demuestras al Sucesor de Pedro. En la Conferencia de Obispos de México y en el Consejo Episcopal Latinoamericano has realizado un gran trabajo, analizando, con tus hermanos obispos, las cuestiones de nuestro tiempo y proponiendo iniciativas pastorales”. 

En 2017, el Ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas reconoció  a monseñor Felipe Arizmendi por “su aportación a la unidad y paz, así como por el trabajo realizado durante 17 años en la zona de los Altos de Chiapas”.

En la ceremonia de reconocimiento estuvieron presentes autoridades y cuidadanos. “Hoy gracias a todo el trabajo humano, San Cristóbal de Las Casas lo recordará con mucho cariño, con el corazón en la mano, porque eso siempre dio usted, amor a los semejantes, apoyo al más desvalido, orientación al confundido, esperanza al desesperado”, le dijo la autoridad municipal de acuerdo con el sitio local Cuarto Poder. 

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios