Iglesia en México

Tras homicidio doble, obispo de Córdoba exige acción de la autoridad

Monseñor Eduardo reconoció la prudencia y valentía del padre encargado del recinto donde ocurrieron los hechos.  
Monseñor Eduardo Porfirio Patiño Leal. Foto: Archivo
Monseñor Eduardo Porfirio Patiño Leal. Foto: Archivo

“El que a hierro mata, a hierro muere”, fue la sentencia lanzada por monseñor Eduardo Porfirio Patiño, obispo de Córdoba (Veracruz) a quienes se dedican a hacer el mal, luego de que dos hombres fueran abatidos a balazos el sábado 18 de mayo en el estacionamiento de Rectoría de Nuestra Señora de Guadalupe, en la localidad de Fortín de las Flores. El homicidio ocurrió previo a la celebración de una Misa de XV años.

A través de un comunicado intitulado Hace tiempo que en Veracruz la violencia no tiene límites, ni lugares, ni respeto alguno por lo sagrado, monseñor Eduardo Patiño exigió a las autoridades de los tres niveles de gobierno diseñar planes realista y eficaces contra la delincuencia organizada “y la corrupción que da origen a tantas agresiones, cada vez más frecuentes, que viene padeciendo la sociedad: desapariciones, secuestros, balaceras, cobros de piso, extorsiones y proliferación de las adicciones”.

El obispo de Córdoba reconoció la valentía del padre Jorge Montero Díaz, encargado de la rectoría donde sucedieron los hechos, quien, a pesar de su avanzada edad, actuó con prudencia, al pedir a las personas que esperaban participar de la Misa replegarse hacia el fondo del templo mientras se oían las detonaciones en el exterior, y posteriormente dirigirse al estacionamiento para orar, dar la absolución e impartir el sacramento de la Unción a las víctimas del homicidio.

“El mismo padre Jorge Montero, a solicitud de los familiares de la joven cuya Misa de XV años no pudo celebrarse, acudió también a dar una bendición a la quinceañera y a su familia en el salón de fiestas, a fin de dejar abierto para ella un horizonte de paz y el camino de la esperanza y la vida plena que toda familia y todo joven debe anhelar recorrer”.

Puedes leer: Mafiosos, ¡conviértanse!