¿Qué es el diezmo y para qué sirve?

Es una cooperación anual que cada fiel entrega con amor, fruto del compromiso personal con la Iglesia y en agradecimiento a Dios.
Foto: Cathopic.
Foto: Cathopic.

Una vez al año, la Iglesia invita a todos los fieles a aportar un generoso donativo para impulsar sus obras caritativas y de Evangelización. Aquí te explicamos su origen y su objetivo.

¿Qué es?

El diezmo es una cooperación generosa anual que cada fiel entrega con amor, fruto del compromiso personal con la Iglesia y en agradecimiento a Dios por los bienes espirituales y materiales recibidos, para apoyar a la Iglesia Católica en la Obras de Evangelización que realiza.

De acuerdo con el Código de Derecho Canónico, “los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que se disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado y de caridad, y el conveniente sustento de los ministros”.


Se recomienda que esta cooperación sea equivalente a un día de salario o un día de ingresos.

¿Cuál es su origen?

Se remonta al Antiguo Testamento. Desde el Génesis (14,20), se menciona el Diezmo que Abraham da a Melquisedec en gesto de gratitud; posteriormente, se instituye como parte de la Ley Mosaica, a favor de los sacerdotes levitas, que consistía en el 10 por ciento de la producción del cultivo y ganado de las demás tribus.

Leer: Comentario al Evangelio: todo lo que tenía para vivir

¿Para qué sirve?

A través de tu generosidad, ayudas a cubrir las necesidades más apremiantes de tu Iglesia particular, como proyectos misioneros, programas de asistencia social para nuestros hermanos en desamparo, formación de sacerdotes y ayuda a presbíteros enfermos o ancianos.

Leer: La CEM lanza un Mapa Digital para difundir la obra social de la Iglesia

¿Por qué dar el diezmo?

Porque la Iglesia somos todos y sólo con la participación de todos se pueden llevar a cabo las obras de Dios. Nuestra ayuda es signo de la corresponsabilidad que adquirimos desde el Bautismo.