Iglesia en México

Peregrinos rezan y asumen compromiso rumbo a la Basílica de Guadalupe

Miles de fieles rezaron el Santo Rosario durante la peregrinación de la Arquidiócesis de México.
Peregrinación de la Arquidiócesis a la Basílica. Foto: Miguel Ávila.
Peregrinación de la Arquidiócesis a la Basílica. Foto: Miguel Ávila.

Con una exhortación a los fieles laicos a anunciar y testimoniar el Reino de Dios en la ciudad capital, inició la peregrinación anual de la Arquidiócesis de México a la Basílica de Guadalupe, para poner en manos de la Morenita del Tepeyac el caminar de la Iglesia diocesana durante este año.

Las meditaciones de los misterios del Santo Rosario, que se rezaron a lo largo de Calzada de Guadalupe, tuvieron como finalidad motivar a los fieles a asumir un mayor compromiso como discípulos y misioneros de Jesús, bajo la protección de Santa María de Guadalupe.

Lee: El Cardenal Aguiar anuncia primera visita canónica a la Arquidiócesis

“Hoy, los invitamos, como pueblo de Dios, a elevar nuestras plegarias a la siempre Virgen María, para que, como Iglesia, hagamos visible el Reino de Dios en nuestra Ciudad. (…) Rezaremos, a lo largo de nuestro caminar, la corona del Santo Rosario, que nuestra plegaria llegue a nuestro Dios por intercesión de nuestra Morenita del Tepeyac”.

Entre otras intenciones, se pidió a la Virgen de Guadalupe que, a ejemplo de los dos discípulos de Juan el Bautista a los que el Señor llamó a seguirlo, “en cada en uno crezca nuestro interés por conocer a Jesucristo, hasta llegarnos a configurar con Él”.

Testimonio con hechos

También se llamó a los fieles a dar testimonio con hechos, y no sólo palabras, de lo que hace la Iglesia arquidiocesana en nombre de Cristo: “Él nos ha llamado a ser sus discípulos y misioneros para que con nuestras palabras y acciones testifiquemos la presencia de su Reino”.

De igual forma, los fieles reflexionaron sobre la responsabilidad de ser llamados a anunciar el Reino de Dios, que exige “un gritar, un correr riesgos, una renuncia a lo que nos impide ser verdaderos discípulos-misioneros”.

Y se les motivó a intensificar la oración para no caer en la tentación del miedo, del conformismo, de la pasividad, de la indiferencia. “(…) Así promoviendo el bien común, lograremos vivir en la justicia, en la paz y libertad”.

Los participantes de la peregrinación también proclamaron su compromiso de seguir impulsando los valores del Reino, y amar y servir al prójimo mediante la paciencia, fraternidad, humildad y nobleza”.

Lee: Retos y propuestas de la Arquidiócesis de México para 2020

Comentarios