P. Sergio Román del Real, pastor con olor a oveja

¡Gracias P. Sergio Román del Real por haber sido como fuiste, gracias por tu entrega generosa y alegre! Pedimos porque goces ya del premio de los justos.
El P. Sergio Román del Real.
El P. Sergio Román del Real.

Sacerdote de Cristo, buen pastor con olor a oveja SERGIO GUILLERMO:

Descansa por siempre en la Gloria eterna, premiado por nuestro buen Padre celestial.

Tú encarnaste al prototipo de Sacerdote Diocesano en el que todo miembro de un Presbiterio de una Iglesia local o particular (= Diócesis) debiera vivir de manera semejante: sencillo, afable, cercano y fraterno con todos los presbíteros, y proyectado también para con tus feligreses, dejando huella en las comunidades en que serviste.


Tu carisma y facilidad para hablar, predicar y escribir, lo plasmaste de manera sencilla, agradable y atractiva, siempre acorde a la doctrina y al magisterio de nuestra amada Iglesia.

Tus artículos que enriquecían mucho al Semanario Arquidiocesano “Desde la Fe”, de gran interés pastoral y de vida cristiana, fueron siempre atractivos al clero y a la feligresía; en lo personal los leía casi todos, ¡eran actuales y nos ilustraban!

Esquela del equipo de Desde la fe para el P. Sergio Román del Real

Esquela del equipo de Desde la fe para el P. Sergio Román del Real.

Tus charlas y retiros espirituales en varias ocasiones enriquecieron y motivaron nuestra espiritualidad; además de que formaste y forjaste a varias generaciones de Diáconos Permanentes. ¡Gracias y felicidades sempiternas!

Tuviste también inspiración al escribir no pocas obras de teatro y pastorelas, que mucho ayudaron y motivaron a los grupos juveniles de nuestras parroquias. ¡Gracias!

Finalmente, al haber sido mi digno antecesor como párroco de esta gran Comunidad Sagrado Corazón de Jesús, Col. Estrella (1992-1996), deseo destacar que con tu llegada aquí, en ese tiempo, fue el gozne del cambio que marcó la vida de esta parroquia. Cambio de una pastoral sacramentalista a una pastoral evangelizadora que afianzó mi tío el P. Abel Fernandez Valencia, definiendo así, gracias a Dios, los derroteros de la actual comunidad.

Me parece que tu vida es fruto de una semilla familiar fecundada en una sólida vivencia de la fe, la esperanza y la caridad, que brindó a la Iglesia tres hermanos Sacerdotes, en los que cada uno proyectaron el amor de unos grandes papás cristianos.

¡Gracias PADRE DIOS por habernos regalado al P. SERGIO!

¡Gracias CRISTO BUEN PASTOR por este hermano con olor a oveja!

¡Gracias ESPÍRITU SANTO porque le infundiste tantos carismas!

¡Gracias P. SERGIO por haber sido como fuiste, gracias por tu entrega generosa y alegre!

Pedimos porque goces ya del premio de los justos, por lo que te pedimos que no dejes de interceder por todos nosotros… AMÉN 🙏

Fraternalmente:
Pbro. J. Angel Fernández Martín
P á r r o c o
Sagrado Corazón de Jesús, Col. Estrella.

 

Comentarios