Iglesia en México

Obispo Colín: ‘Seré siempre fiel a la Iglesia, al Papa y a Jesucristo’

Monseñor Armando Colín se convirtió en el tercer obispo de Puerto Escondido.
Monseñor Armando Colín, tercer Obispo de la Diócesis de Puerto Escondido.
Monseñor Armando Colín, tercer Obispo de la Diócesis de Puerto Escondido.

La imagen de la Virgen de la Soledad, patrona de Oaxaca, fue la primera en entrar a la nueva Catedral de Puerto Escondido, donde este jueves tomó posesión Monseñor Florencio Armando Colín Cruz como obispo de esa diócesis.

La Misa fue presidida por el Nuncio Apostólico en México, Monseñor Franco Coppola, y concelebrada por más 30 obispos de diferentes partes del país, entre ellos el Arzobispo Primado de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, y Mons. Alfonso Miranda Guardiola, Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano. En la Eucaristía participó el gobernador de la entidad, Alejandro Murat Hinojosa.

La promesa

Mons. Armando Colín

Mons. Armando Colín

Como es tradición, se leyó la bula en la que el Papa Francisco nombró a Monseñor Colín como  obispo de Puerto Escondido. Posteriormente éste hizo su profesión de fe delante del Pueblo de Dios que peregrina en Oaxaca, al cual prometió conducir -junto con todas las diócesis del mundo- a la unidad de la Iglesia.

“Prometo ser siempre fiel a la Iglesia, al Papa y a Jesucristo. Prometo cumplir las tareas apostólicas encomendadas a los obispos; es decir, enseñar al pueblo de Dios, santificarlo y regirlo en comunión con la cabeza del Colegio Episcopal. Con todos sus miembros velaré por la unidad de la Iglesia universal, y asimismo, con verdadero empeño, me ocuparé de que se conserve puro e íntegro el depósito de la fe que se ha venido transmitiendo desde los Apóstoles, así como enseñar a todos las verdades que se deben creer y las costumbres que se deben observar, tal como nos lo propone el Magisterio de la Iglesia”, dijo.

Por su parte, Monseñor Armando Colín, quien fue obispo auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México durante diez años, recibió la promesa de obediencia y colaboración por parte de los más de 40 sacerdotes que conforman su presbiterio.

En la homilía, el Nuncio Apostólico pidió al nuevo obispo de Puerto Escondido cumplir con tres deberes importantes: ser una Iglesia con cara de mujer, atender a los jóvenes y combatir la pobreza material y espiritual.

El pasado 16 de febrero, el Papa Francisco nombró a Monseñor Colín Cruz como tercer obispo de esa Iglesia particular ubicada en territorio oaxaqueño.

Lee: Papa Francisco a periodistas: basta de ‘fake news’