Iglesia en México

Así participará la Basílica en las ’24 horas para el Señor’

Parroquias de todas las diócesis del mundo permanecerán abiertas para facilitar la oración y confesión.
Jornada Especial de Confesiones y Adoración al Santísimo en la Basílica de Guadalupe. Foto: Ricardo Sánchez
Jornada Especial de Confesiones y Adoración al Santísimo en la Basílica de Guadalupe. Foto: Ricardo Sánchez

Este viernes 29 y sábado 30 de marzo, en la Basílica de Guadalupe, se llevará a cabo una “Jornada Especial de Confesiones y Adoración al Santísimo”, de 8:00 a 20:00 horas en ambos días. Esto como parte de la iniciativa de “24 horas para el Señor” propuesta por el Papa Francisco.

Durante estos dos días, a partir de las 11:00 a 13:00 horas, habrá más sacerdotes de lo habitual en el área de comulgatorio y en algunas bancas del santuario mariano, impartiendo el Sacramento de la Reconciliación.

La iniciativa del Papa Francisco de las “24 horas para el Señor” surgió en el 2014 con el objetivo de que, al menos una parroquia de cada diócesis del mundo, permaneciera abierta todo el día y la noche para facilitar la oración, la reflexión y la confesión.

En esta 6ª edición, la jornada lleva por lema: “Tampoco yo te condeno”, frase inspirada en el Evangelio de San Juan (8,11).

Las actividades en Roma

El Papa comenzará este viernes 29 de marzo con la Celebración Penitencial a las 17:00 horas, en la Basílica de San Pedro.

De acuerdo con el secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, Monseñor Octavio Ruiz Arenas, esta celebración penitencial dará espacio a las confesiones, y el Papa será el primero en confesarse.

Generalmente en esta Celebración Penitencial, explica Monseñor Ruiz, el Papa confiesa a un grupo reducido de personas, en lengua italiana y español. “En esta ocasión van a ser 11 personas provenientes de Italia, Polonia, Vietnam y Colombia; es un grupo reducido porque se tiene en cuenta las múltiples actividades del Santo Padre, y para no alargar demasiado la celebración en la Basílica de San Pedro.

Lee: ¿Por qué el Vaticano no vende sus tesoros y ayuda a los pobres?