Iglesia en México

La Arquidiócesis de México llama a apoyar a la caravana migrante

Cerca de 2,000 migrantes han llegado a la CDMX y la Arquidiócesis pide apoyo para llevar alimentos.
Foto: Ricardo Sánchez
Foto: Ricardo Sánchez

La Comisión de Pastoral de Migrantes y Movilidad Humana de la Arquidiócesis de México hizo un llamado a atender a los miembros de la caravana migrante que llegó este fin de semana a la Ciudad de México.

A través de un comunicado, la Pastoral de Migrantes aseguró que, gracias a la colaboración entre el gobierno, las organizaciones de sociedad civil y las iglesias de la Ciudad, el estadio Jesús Martínez Palillo está acondicionado para recibir y atender a los migrantes durante un mes.

“Hasta el momento, han llegado acerca de 2,000 personas (mujeres, niños, varones). Por este motivo, hacemos el llamado a los grupos parroquiales que quieren llevar alimentos calientes. Las iglesias, vida religiosa y la sociedad civil tendrán su carpa para distribuir los alimentos”, pide el comunicado.

Los horarios en los que se necesita apoyo con alimentos son:

  • De 10:00 a 13:00 horas
  • De 15:00 a 18:00 horas
  • De 21:00 a 23: horas

Quienes deseen apoyar pueden ponerse en contacto con Berenice a los teléfonos: 5585201586 o 52083200 ext. 1908. Es importante llamar a la Pastoral de Migrantes con días de anticipación para informar el día y hora que se pueden llevar los alimentos, ya que esto permitirá realizar un calendario de distribución y así evitar el desperdicio de comida.

El estadio Jesús Martínez Palillo, ubicado en el Deportivo Magdalena Mixihuca, albergó a la caravana migrante que llegó a México entre octubre y noviembre de 2018. En aquella ocasión, Cáritas Arquidiócesis de México y la Pastoral de Migrantes dispusieron de seis centros de acopio para recibir alimentos y medicinas.

De acuerdo con Arturo Medina, subsecretario de Gobierno  de la Ciudad de México, en esta ocasión el estadio se encuentra acondicionado para atender hasta 5,000 personas de manera simultánea.

Te puede interesar: El verdadero delito de los migrantes es el hambre