Iglesia en México

La adopción es una alternativa que salva vidas

VIFAC ayuda a mamás embarazadas en situación de vulnerabilidad, pero también a aquellas que prefieren dar a su bebé en adopción.
La adopción una alternativa de vida. Foto: Cathopic
La adopción una alternativa de vida. Foto: Cathopic

“Las madres que dan a su hijo en adopción son heroínas, porque esa decisión no es fácil de tomar, pero cuando lo hacen, tienen la certeza de que va a ser un niño amado por una familia, y va a recibir una buena formación moral, espiritual y académica”, comenta Marilú Mariscal de Vilchis, presidenta y fundadora de Vida y Familia, A.C. (VIFAC).

“La fundación surgió en 1985 para ayudar a mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad. Posteriormente, ayudamos a la reforma de ley de adopción; junto con el licenciado Alfredo del Mazo logramos la adopción plena que es cuando la madre biológica renuncia a la patria potestad de su hijo ante un juez”.

Calidad de vida

Con ese paso, VIFAC comenzó a dar niños en adopción. Marilú Mariscal asegura que cuando una mujer entra en la casa hogar, se le dan todas las atenciones de manera gratuita, desde los cuidados básicos de alimentación y tratamiento médico, hasta capacitación e instrucción en el campo laboral.

“Las empoderamos con diversos talleres de capacitación para que puedan salir adelante con sus hijos. Aceptamos a cualquier mujer que esté embarazada, incluso nos han llegado niñas de menos de 11 años. Muchas madres también tienen niños pequeños y aquí también los aceptamos”, dice.

También -explica- les ayudan a terminar sus estudios para que, al salir del centro, la mamá pueda valerse por sí misma y mantener a su o sus hijos de forma digna. “Cuando alguna de ellas no se siente capaz de cuidar a su pequeño, entonces lo da en adopción, muchas veces es porque son muy jóvenes para ser madres”.

Comenta que todos los trámites son legales y tienen una lista de espera de 150 parejas para adoptar. “A los padres, además de documentación legal, exámenes médicos y psicológicos y otro tipo de entrevistas, les damos cursos de capacitación como padres, así como orientación espiritual”.

Asegura que las mamás que dan en adopción no salen con los brazos vacíos, se van con la certeza de que dieron a sus hijos la oportunidad de tener una familia y una mejor calidad de vida.

Algunos datos

  • 208  mujeres atendieron en 2018; de ellas, 34 eran menores de edad.
  • 78 bebés fueron dados en adopción el año pasado.

Lee: ‘Un embarazo inesperado no significa que tu vida se acaba’