Iglesia en México
rmb

Arzobispo Aguiar: Seamos ejemplo de vida para los jóvenes

Homilía del Arzobispo Primado de México en el Domingo de la Santísima Trinidad.
El Arzobispo Carlos Aguiar Retes en la Basílica de Guadalupe. Foto: INBG/Cortesía.
El Arzobispo Carlos Aguiar Retes en la Basílica de Guadalupe. Foto: INBG/Cortesía.

El Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, en su homilía en la Solemnidad de la Santísima Trinidad destacó la importancia que de dar testimonio y  modelo de vida a los jóvenes ante los cambios abruptos que sufre la sociedad. Los más jóvenes necesitan sentirse acompañados y tener el ejemplo de los adultos que los rodean.

“Es trágico y de nuestra parte una gran irresponsabilidad, si dejamos a las nuevas generaciones sin la herencia más importante para la vida: la fe en Dios Trinidad, que nos ama entrañablemente”, expresó durante la Misa en la Basílica de Guadalupe.

El Arzobispo describió como debe ser el ejemplo de la comunidad cristiana hacia las nuevas generaciones: “la alegría, el constante desarrollo humano espiritual, el buen ánimo y la vida armoniosa, la paz aún ante las pruebas y dificultades, son características del discípulo de Cristo y de la comunidad cristiana en su conjunto. Éste testimonio de vida es el más elocuente y convincente que podemos ofrecer como Iglesia, como familia, como sociedad”, dijo.

La Misa se celebra sin la presencia física de fieles debido a la pandemia por COVID-19 y se transmite cada domingo a través de televisión abierta, así como en las redes de la Arquidiócesis Primada de México y en Facebook y YouTube de Desde la fe. 

Misa en la Solemnidad de la Santísima Trinidad 2020. Foto: INBG/Cortesía.

Misa en la Solemnidad de la Santísima Trinidad 2020. Foto: INBG/Cortesía.

 

A continuación, la homilía completa del Arzobispo Primado: 

“Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por Él” (Jn 3,16).

La encarnación del Hijo de Dios y su misión de redimir a la humanidad ante sus constantes extravíos es la mayor muestra del amor de Dios por nosotros. Él nos ha creado para ser sus hijos, y no simplemente sus creaturas. Y nos quiere como hijos para compartir la vida divina, para compartir su vida eternamente; es decir la plenitud del amor, porque Dios, Trinidad de personas, comunidad de personas, son un solo Dios verdadero, y son uno porque su naturaleza es el amor.

Por ello, su amor por nosotros sus hijos espera correspondencia de nuestra parte, para lo cual era indispensable, garantizarnos de antemano su inmenso amor, dándonos la mejor ayuda, mediante el envío de su Hijo único, con la explícita misión de manifestarnos el camino para aprender el verdadero y auténtico amor; por eso Jesús se definió como el camino, la verdad y la vida.

Sin embargo, aún manifestado el camino, el ser humano debe recorrerlo, ejerciendo su libertad, decidiendo por sí mismo, y replanteándose una y otra vez sus decisiones a lo largo de la vida ante los constantes cambios y los diversos encuentros interpersonales y de grupos. La libertad no es simplemente tener la capacidad de decidir, sino la responsabilidad de elegir el bien.

Misa domincal del Arzobispo Primado de México en la Basílica de Guadalupe. 7/06/2020

🔴 En VIVO I Sigue desde la Basílica de Guadalupe, la Santa Misa presidida por el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México.

Publicada por Desde la Fe en Domingo, 7 de junio de 2020

Pero sucede que no siempre estamos de acuerdo en identificar el bien para el prójimo, y esto es lo que produce el conflicto. Y si yo soy un líder social, empresarial, o una autoridad constituida en cualquier nivel, mi responsabilidad es mayor, pues debo elegir lo que redunde en bien de mis subordinados.

Por tanto, el discernimiento es fundamental para todo fiel cristiano, aprenderlo y practicarlo, y tener claro que el objetivo del discernimiento es el bien común. Es decir, debemos clarificar el bien que Dios Padre quiere que haga, y que mi decisión beneficie no solamente a mi persona o mi familia, sino también a quienes afecte mi decisión.

Aquí necesitamos la oración, porque Dios Padre, nos ama entrañablemente y cuando acudimos a Él para pedirle oriente mi discernimiento, sin duda clarificaremos con su ayuda la mejor decisión, y el beneficio será mayor al que hubiéramos imaginado, porque Dios Padre siempre nos sorprende cuando somos fieles a su voluntad.

Te puede interesar: ¿Cómo sabemos que Dios es: Padre, Hijo y Espíritu Santo?

En la segunda lectura San Pablo afirma: Hermanos: estén alegres, trabajen por su perfección, anímense mutuamente, vivan en paz y armonía. Y el Dios del amor y de la paz estará con ustedes (2Cor. 13, 11).

La alegría, el constante desarrollo humano espiritual, el buen ánimo y la vida armoniosa, la paz aún ante las pruebas y dificultades, son características del discípulo de Cristo y de la comunidad cristiana en su conjunto. Éste testimonio de vida es el más elocuente y convincente que podemos ofrecer como Iglesia, como familia, como sociedad.

La fe en Dios Trinidad es el faro de luz que ilumina el camino de nuestro tránsito por esta vida terrena. Lamentablemente mi percepción es que hemos perdido, en muchos sectores de católicos, la capacidad de transmitir la fe mediante el testimonio, a las nuevas generaciones; y la doctrina por más valiosa que sea, sin el ejemplo de quien la viva, no convence, no arrastra.

Se multiplican los casos de jóvenes que viven en la ambigüedad y confusión de los auténticos valores y, por tanto, la ética de los medios utilizados para conseguir sus fines no importa. Quedan expuestos a caminar en la mentira y la deshonestidad, considerando que todo es permitido, si tú lo deseas y decides. Es trágico y de nuestra parte una gran irresponsabilidad, si dejamos a las nuevas generaciones sin la herencia más importante para la vida: la fe en Dios Trinidad, que nos ama entrañablemente.

Te puede interesar: ¿Cómo explicar a los niños qué es la Santísima Trinidad?

Debemos advertir que la ayuda de una generación a la siguiente es de vital importancia. Es la verdadera y más importante tarea, la educación cristiana de los hijos. Transmitir no solamente la doctrina, sino el modelo de vida que exprese los valores de las enseñanzas de Jesucristo.

Sin embargo, siempre es oportuno retomar el camino, animados por el inmenso y misericordioso amor que Dios Padre nos tiene. Además, tenemos el amor y la ternura de María de Guadalupe, nuestra querida Madre. A ella, pidámosle nos acompañe en un nuevo intento de ser testigos creíbles para anunciar la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre, y la comunión del Espíritu Santo.

Solemnidad de la Santísima Trinidad 2020. Foto: INBG/Cortesía.

Solemnidad de la Santísima Trinidad 2020. Foto: INBG/Cortesía.

ORACIÓN 

 Señora y Madre nuestra, María de Guadalupe, consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, ayúdanos a expresar nuestra solidaridad de forma creativa para hacer frente a las consecuencias de esta pandemia mundial, haznos valientes para acometer los cambios que se necesitan en busca del bien común.

Acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria.

Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio, y la constancia en la oración.

Nos encomendamos a Ti, que siempre has acompañado nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen, María de Guadalupe! Amén.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios