Guía para la reflexión de la Segunda Estación del Vía Lucis

Como Jesús se le apareció a María Magdalena y mencionó su nombre, así hoy menciona el nombre de nosotros, a veces sin que nos demos cuenta.
Jesús resucitado se aparece a María Magdalena en la II Estación del Vía Lucis.
Jesús resucitado se aparece a María Magdalena en la II Estación del Vía Lucis.

Durante el rezo del Regina Coeli de este martes 14 de abril, monseñor Daniel Rivera, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México, hizo una reflexión sobre la Segunda Estación del Vía Lucis, en la que Jesús resucitado se encuentra con María Magdalena, quien lo había visto morir en la cruz y ahora lloraba triste junto al sepulcro porque pensaba que se habían robado el cuerpo. Jesús resucitado le dice: “María”, ella voltea y lo reconoce, como hoy nosotros debemos reconocerlo cuando nos llama a cada uno por nuestro nombre, a veces sin que nos demos cuenta.

Puedes leer: Guía para reflexionar en la Primera Estación del Via Lucis

“Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Le dicen ellos: ‘Mujer, ¿por qué lloras?’. Ella les respondió: ‘Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto’.


Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Él quien le hablaba: “‘Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?’. Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: ‘Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré’. Jesús le dice: ‘María’. Ella se vuelve y le dice en hebreo: ‘Rabbuní’ – que quiere decir: ‘Maestro’-. Le dice Jesús: ‘No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: ‘Subo a mi Padre y su Padre, a mi Dios y su Dios’. Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras”. (Jn 20, 11-18)

A través de la meditación, la oración y la contemplación de la anterior lectura del Evangelio, podemos preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Qué sentimientos tocó Dios con su Palabra?
  • ¿A qué me invita Dios?

Puedes descargar una guía para la meditación de la Decimotercera Estación del Via Lucis: Aquí