Iglesia en México

El Cardenal Aguiar a empresarios: “ayuden a cuidar el medio ambiente”

El Arzobispo Primado habló ante empresarios, a quienes les pidió generar una conciencia del cuidado del medio ambiente.
Foto: USEM

“Hay que parar los procesos de degradación del planeta y eso sólo se puede hacer con una conciencia de la ecología integral, que abarca el estilo de vida de la sociedad”, dijo el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, a empresarios al hablar sobre el medio ambiente.

Durante su ponencia Cambio de época en el mundo y en América Latina ante la Unión Social de Empresarios de México (USEM), el Cardenal aseguró que es mucho lo que los empresarios pueden hacer por la sociedad actual.

Entre esas acciones está contribuir en el cuidado del medio ambiente, a través de cambios en sus propias empresas, y de ayudar a crear una conciencia ecológica entre sus empleados y sus familias.

“Los académicos y científicos han dicho que si para el 2041 no se frena el proceso de degradación del planeta, éste va a entrar en una caída que ya no tendrá retorno”, les explicó, “por ello, los científicos dicen ya es insuficiente hablar sólo de sustentabilidad, ahora lo que importa es parar los procesos de degradación”.

La ONU emitió un reporte en 2018, en el que informa que cambios severos se comenzarían a ver desde el 2030 de seguir todo igual, ya que el planeta alcanzaría un umbral de calentamiento de 1.5 grados centígrados por encima de los niveles recomendados.

“Si alguien es sensible a la ecología son los niños, los adolescentes y los jóvenes. Tenemos que trabajar con ellos”, agregó.

Asimismo, el Arzobispo Primado invitó a los empresarios a promover desde sus empresas políticas a favor de la familia y un diálogo constructivo con las instituciones públicas.

Una cultura del amor

El mundo está atravesando por un cambio de época, les explicó, un proceso que ha traído consigo una falta de consenso sobre los valores y una sociedad cada vez más fracturada.

“Hoy no se respeta la vida, se secuestra, se asesina, se asalta, se roba, se encubre, se delinque, sin más”. El cambio de época trae consecuencias, pero también oportunidades, agregó.

Entre ellas una “enorme sed de Dios” en la sociedad, sobre todo en los jóvenes, y eso le corresponde a la Iglesia atenderlo.

“Hay que entender al otro con misericordia, con corazón misericordioso, así tenemos que atender esta sed de Dios donde la encontremos, porque no sólo se da en los jóvenes, sino en todos aquellos que han experimentado un vacío existencial”.

“Así se explican los suicidios y la caída en depresión de tanta gente. Estamos hechos para encontrarnos con Dios, por más que tengamos todos los bienes materiales que queremos, no seremos felices, sólo cuando nos hemos encontrado a Dios”, les dijo.

Lee: Qué planeta queremos dejar? Una mirada a Laudato Si’