COVID-19: Cada jueves, sacerdotes visitan el Hospital General de México

Los sacerdotes dan consuelo espiritual a pacientes y al personal médico en este hospital de la Ciudad de México.
Padre Roberto Funes, Capellán COVID-19 de la Arquidiócesis de México.
Padre Roberto Funes, Capellán COVID-19 de la Arquidiócesis de México.

Mientras dure la emergencia sanitaria por coronavirus, los sacerdotes Andrés Esteban López, Roberto Funes y Adrián Lozano, acuden todos los jueves al Hospital General de México, donde visitan a los enfermos y a los médicos de las tres áreas COVID: Infectología, Terapia Intensiva Central, y un área más amplia, donde se encuentran los enfermos que no están en estado crítico.

Puedes leer: ‘Rosarios de Esperanza’; por enfermos de COVID-19 y por los médicos

Este 25 de junio, el padre Roberto Funes comentó que durante la visita que hizo al Hospital General este jueves, ingresó a un cuarto donde estaba un enfermo con el que había estado la semana pasada, quien se hallaba contento porque había superado la enfermedad, estaba a punto de salir y tenía muchas ganas de empezar de nuevo su vida en compañía de su familia.


“Yo me llené de alegría y le dije: ‘Vamos a rezar’. Él me dijo: ‘No, espere… Tiene que rezar por él antes, padre’. En la cama de junto estaba una persona con la bolsa ya cerrada. El hombre me insistió: ‘Antes de rezar por mí, rece por él’. Y nos pusimos juntos a rezar un Rosario por el alma de ese señor al que Dios acababa de llamar”.

El padre Funes señaló que es necesario pedir por las personas al momento de su partida, para que el Señor, en su infinita misericordia, les conceda la vida eterna, y que pedir por ellas mediante el rezo de Rosario es pedir la intercesión de la Virgen María, “que es Casa de Oro, que es la casa edificada inconmoviblemente sobre la roca de Cristo”.

La primera visita

La primera visita que los tres sacerdotes al Hospital General de México fue el 30 de abril, Día del Niño. Para el padre Andrés Esteban fue una bendición: “Fuimos recibidos por la directora del Hospital General, una persona muy humana y preocupada por lo que está pasando”, explicó.

El padre Andrés Esteban con Guadalupe Mercedes Lucía Guerrero Avendaño, directora del Hospital General de México.

El padre Andrés Esteban con Guadalupe Mercedes Lucía Guerrero Avendaño, directora del Hospital General de México.

La directora permitió su entrada y los sacerdotes se protegieron con equipo de bioseguridad que ellos mismos adquirieron con el fin de poder ingresar a las áreas restringidas.

En esa ocasión, el padre Roberto Funes visitó el área de Infectología; el padre Adrián Lozano el área en la que se encuentran los pacientes que no están en estado crítico, y el padre Andrés Esteban, el área de Terapia Intensiva Central, donde se encuentran pacientes en estado inconsciente, razón por la cual no pudo platicar con ninguno; pero les dio la absolución, la bendición y los encomendó a Dios.

Personal de salud con uno de los tres sacerdotes que ingresaron al Hospital General. Foto: Especial.

Personal de salud con uno de los tres sacerdotes que ingresaron al Hospital General. Foto: Especial.

Ese día, tanto a los enfermos como al personal médico “les dimos la absolución, una bendición y además les entregamos unas cartitas que les habían escrito varios niños para infundirles ánimo”, dijo el padre Andrés Esteban, quien informó que pasó cama por cama a ver a los pacientes del área de Terapia Intensiva.

Asegura que la experiencia lo dejó conmovido, con mucha paz y gozo en el corazón, “eso es lo que Dios quiere, y para lo que lo que la Virgen está abriendo muchas puertas y corazones”.

Un mensaje de esperanza

Los tres sacerdotes llevan a cabo la iniciativa Rosarios de Esperanza, en la que invitan a los fieles cada día a adoptar a un enfermo agonizante o a algún miembro del personal de salud y rezar un Rosario por esta persona. Cada noche en su página de Facebook, el padre Andrés Esteban reza este Rosario en vivo.

El pasado 30 de abril, a los médicos del Hospital General les platicamos de los ‘Rosarios de Esperanza’, les dijimos que no están solos y les agradecimos su labor, explicó, “obviamente tienen miedo, tristeza, pero están muy dedicados. Les dimos la absolución; unos se pusieron de rodillas, otros mostraron lágrimas. Al final se abrazaron y lloraron”.

Al salir del área COVID, una familiar de un paciente se acercó al padre Andrés Esteban, “me preguntó si era sacerdote, se puso a llorar y me dijo que su hermano estaba ahí. Me explicó que todas las personas que estaban en ese lugar eran familiares de los enfermos. Les di un mensaje de esperanza, y les dije que tuvieran el consuelo de que sus familiares habían recibido los Sacramentos, la absolución y la indulgencia plenaria”.

El objetivo de los tres es dar la absolución a más enfermos en terapia intensiva y también a sus cuidadores, respetando las debidas restricciones hospitalarias y con el permiso de la instituciones.

Los hospitales interesados pueden encontrar al padre Andrés Esteban a través de Facebook. 

¿Ya conoces nuestra nueva revista digital y la biblioteca de Desde la fe? ¡Suscríbete en este enlace!