CELAM, listo para la consagración de América Latina a la Guadalupana

El acto será realizado en Basílica mediante una oración que se elevará a nombre de todos los pueblos de la región.
Imagen de la Virgen de Guadalupe. Foto: Cathopic
Imagen de la Virgen de Guadalupe. Foto: Cathopic

En un acto histórico, este 12 de abril el Arzobispo de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, pronunciará, a nombre los obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos y fieles laicos de los más de 40 países de América Latina y el Caribe, la oración de consagración de nuestros pueblos a la Virgen de Guadalupe, “lo cual constituirá un gesto de entrega a su cuidado maternal”, como señala monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

“Con esta consagración, que se llevará a cabo en la Basílica de Guadalpe -explica el obispo colombiano-, queremos decirle a Ella, que está tan arraigada en el corazón de nuestros pueblos, que interceda por nosotros ante su Hijo, para que seamos liberados lo más pronto posible de esta pandemia que nos aflige. Se lo pedimos a Ella, que es el rostro mestizo de nuestros pueblos; a Ella, que es el resumen de América Latina; a Ella, en quien se ve reflejado el rostro de toda nuestra gente”.

Puedes leer: ¿Qué significa consagrar América Latina a la Virgen de Guadalupe?


Tengamos confianza en el resucitado

Monseñor Juan Carlos Cárdenas refiere que un acto de consagración no es un ritual mágico, sino una oración que elevamos como miembros de la Iglesia para encomendar nuestra vida al cuidado de la Santísima Virgen, en un acto de amor y de confianza de un pueblo que la lleva en el corazón, y que, cuando está triste, le habla de sus tristezas, con la seguridad de que Ella es una eficaz mediadora e intercesora ante su Hijo, “porque estamos seguros de que Jesús escucha las oraciones de su Mamá”.

Otra cosa de la que no tenemos duda es que Dios es poderoso, y que hoy necesitamos de sus milagros -señala el Secretario Ejecutivo del CELAM-, sin que eso signifique hablar de situaciones mágicas, sino de tener confianza en el poder de Cristo resucitado, sobre todo en este Domingo de Pascua, en que Él venció a la muerte y al mal. “Pidámosle a Él que, para resolver esta situación tan difícil, ponga todos los medios, a fin de que se pueda encontrar prontamente la manera de contrarrestar el avance y el nefasto efecto que está teniendo esta pandemia”.

“Asimismo, le pediremos a la Santísima Virgen que interceda por los profesionales de la salud, ya que ellos también son medios de Dios en esta lucha, como también lo somos los ciudadanos cuando entendemos nuestra responsabilidad, obedecemos las disposiciones de las autoridades y nos comportarnos socialmente disciplinados para contribuir a que el impacto de la pandemia sea menor”.

Hoy vivimos verdaderamente un tiempo de tribulación -señala Monseñor Juan Carlos Cárdenas-, de angustias y sufrimientos, por lo que, con especial fervor, suplicaremos a Nuestra Santísima Madre interceda por nosotros. “Como obispos, los miembros del CELAM estamos listos para elevar a Ella, con filial confianza, dicha oración de consagración en el contexto de la Pascua, que es un contexto de vida, de esperanza y resurrección”.