Cardenal Aguiar: “los rebeldes necesitan ayuno de actitudes”

El Arzobispo Primado se reunió con la comunidad de San Judas Tadeo en Coapa.
El Arzobispo en la Parroquia San Judas Tadeo en Coapa. Foto: Parroquia San Judas Tadeo/ Cortesía.
El Arzobispo en la Parroquia San Judas Tadeo en Coapa. Foto: Parroquia San Judas Tadeo/ Cortesía.

La persona que tiene actitudes rebeldes contra la voluntad de Dios necesita ayuno, pero no de alimentos, sino no de capacidad de renuncia a lo que está haciendo, dijo el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, en su homilía durante su visita a la Parroquia de San Judas Tadeo, ubicada en avenida del Hueso, en la alcaldía de Tlalpan.

El Arzobispo reflexionó a partir de Marcos 2, 18-22 y de la primera lectura del primer libro de Samuel (15,16-23) en la que el profeta confronta a Saúl y le reclama sobre el botín que se quedó. Para justificar su hurto, Samuel intentó culpar a la gente del pueblo.

“La persona que tiene actitudes rebeldes, que se se obstina en esas mismas actitudes que lo están llevando para mal necesita ayuno, pero no de privación de alimentos, sino no de capacidad de renuncia a lo que está haciendo, esa actitud que está teniendo, ese es el ayuno que hacen los discípulos de Jesús”, dijo.


Es “capacidad de renuncia a aquellas cosas que nos están distanciando de Dios, que nos están haciendo sordos a su palabra o miopes para ver lo que Dios quiere”.

El Cardenal presidió la Misa este lunes 20 de enero. Foto: Héctor Martínez/Cortesía.

El Cardenal presidió la Misa este lunes 20 de enero. Foto: Juan Pablo Vázquez/Cortesía.

Lee: Cardenal Aguiar anuncia primera visita canónica a la Arquidiócesis

La renuncia

En su homilía, el Arzobispo Primado aseguró que la respuesta de Samuel nos da dos lecciones, la primera es que debemos ejercitarnos en la renuncia y la segunda es que necesitamos dejar a un lado la obstinación, “porque Saúl, además de ser rebelde, se obstinó en esa actitud de rebeldía”.

El Arzobispo Carlos Aguiar con miembros de la comunidad de San Judas Tadeo.

El Arzobispo Carlos Aguiar con miembros de la comunidad de San Judas Tadeo.

Una persona obstinada no deja de hacer su voluntad, dijo, y eso es terrible, pues a no ve más allá. Añadió que cuando se rompe la comunión con Dios se necesita ayunar de las actitudes que nos alejan de la voluntad del Padre, pues “nos hacen sordos a la palabra o nos están haciendo miopes para ver qué es lo que Dios quiere y para poder ser obedientes y no rebeldes”.

“Para poder ser seguidores de Jesús y ver lo que él quiere, necesitamos vencer la obstinación. Ese es el ayuno que es grato a Dios”.

Al final de la Misa, agradeció a la comunidad de San Judas Tadeo por haber recibido a un grupo de seminaristas que se formarán en esta parroquia.