Iglesia en México

El Cardenal Aguiar nombra al nuevo capellán militar de la Arquidiócesis

En la misma ceremonia, el padre Otto Galicia fue investido como Monseñor, tras recibir el nombramiento del Papa Francisco.
Capellanía Militar Cristo Rey de la Paz. Foto: Ricardo Sánchez.
Capellanía Militar Cristo Rey de la Paz. Foto: Ricardo Sánchez.

En las Fuerzas Armadas de México “hay muchos hombres y mujeres en uniforme, llenos de la fe en Jesús, que aman la verdad, que quieren promover la paz y que se comprometen como verdaderos discípulos de Cristo”, aseguró el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes.

Durante una Misa en la Capellanía de Cristo Rey de la Paz, ubicada frente a la Secretaría de la Defensa Nacional, se dio lectura a la carta mediante la cual el cardenal Aguiar dio posesión del cargo al nuevo Capellán Militar de la Arquidiócesis de México, el sacerdote Jorge Reyes de la Riva.

Leer: Papa Francisco invita a combatir la violencia con gestos de paz

Ahí, aseguró que el acompañamiento de la Iglesia a los elementos del Ejército Mexicano y de la Marina Armada de México implica garantizar a los hombres y mujeres que integran las fuerzas armadas, en activo y retirados, una asistencia espiritual que responda a todas las exigencias de una vida cristiana, coherente y misionera.

“La vida militar de un cristiano se pone en relación con el primer y más grande mandamiento, el del amor a Dios y al prójimo, porque el militar cristiano está llamado a realizar una síntesis que hace posible ser un militar con amor”, aseguró.

Asimismo, el Cardenal destacó la caridad y el compromiso de los elementos militares que socorren a las víctimas de desastres naturales, comprometen su vida en la desactivación de minas en antiguos escenarios de guerra y patrullan las ciudades y los territorios del país, “para que los hermanos no se maten entre ellos”.

Tras tomar posesión de la Capellanía Cristo Rey de la Paz, Reyes de la Riva agradeció al Cardenal Aguiar por la confianza que implica este nombramiento.

Leer: Una nueva ruta hacia la paz 

“Le reitero mi amistad sincera y lealtad incondicional, y me comprometo a seguir trabajando, haciendo mi mayor esfuerzo, como lo he hecho hasta ahora, como discípulo y misionero en la ciudad”.

En la misma ceremonia, el padre Otto Galicia, párroco de San Isidro Labrador, recibió formalmente el nombramiento que lo inviste como Monseñor, como una gracia personal del Papa Francisco, en atención a su servicio pastoral de más de 26 años al servicio del Ejército.

Padre Otto Granados. Foto: Ricardo Sánchez.

Padre Otto Galicia. Foto: Ricardo Sánchez.

En la ceremonia también estuvieron presentes el Arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, y Miguel Ángel Alba Díaz, Obispo de La Paz, responsable y ex responsable de la Dimensión de Fuerzas Armadas de la Conferencia del Episcopado Mexicano.