Iglesia en México
rmb

Bodas y Bautismos: Sí se pueden celebrar, con medidas sanitarias

En la Arquidiócesis de México se pueden celebrar los Sacramentos, luego de la reapertura de iglesias al culto público.
En la pandemia se aplazaron bodas y bautismos. Foto: DLF
En la pandemia se aplazaron bodas y bautismos. Foto: DLF

Los Sacramentos sí pueden realizarse en los templos de la Arquidiócesis Primada de México, entre ellos el Matrimonio y el Bautismo, siempre y cuando se tomen las medidas sanitarias necesarias.

Luego de que este 26 de julio reiniciara el culto público en las iglesias, las celebraciones sacramentales del Bautismo y Matrimonio también se reanudan, tal como lo estipulan las Orientaciones Litúrgicas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), documento donde se marcan las medidas de sanidad que los sacerdotes y los fieles deberán de llevar a cabo al interior de los templos.

Lee: Así será la catequesis en la Arquidiócesis de México ante el COVID-19

Asimismo, la Arquidiócesis Primada de México, en línea con estas orientaciones, publicó también sus Orientaciones y criterios para el retorno gradual de las iglesias, en las cuales, además de tomar las medidas de la CEM, establece una asistencia limitada de los familiares a la celebración. 

 

Para evitar contagios, el Sacramento del Bautismo se aplicará de manera distinta. Foto Vatican Media

Para evitar contagios, el Sacramento del Bautismo se aplicará de manera distinta. Foto Vatican Media

Así serán las bodas y bautismos durante la pandemia

De acuerdo con los documentos de la CEM y la Arquidiócesis de México, estos son los cambios que habrá en cuanto a los ritos sacramentales del Bautismo y el Matrimonio durante la pandemia:

Bautismo:

  • La CEM estipula que en la apertura gradual de los templos, la asistencia de los fieles se mantendrá en un aforo limitado, que corresponde a la tercera parte de la capacidad de la iglesia.
  • El ministro debe guardar una distancia conveniente del bautizando, los padres y padrinos.
  • Rito de acogida: el celebrante hará el signo de la cruz sobre el (los) bautizando(s), pero sin contacto físico (tal como se haría en el Bautismo para un gran número de niños); los papás y padrinos, por su parte, pueden hacer la señal de la cruz sobre la frente del niño, según la prudencia, o trazar sólo la cruz sobre él.
  • El óleo: Después del exorcismo, el celebrante puede omitir la unción con el Óleo de los Catecúmenos, mientras que la imposición de las manos sobre el (los) bautizando(s) sería sin contacto físico.
  • El Bautismo: se utilizará una jarra, en la cual se bendecirá el agua, que posteriormente se derramará tres veces sobre la cabeza del niño. Después de terminada la celebración, esta agua será vertida inmediatamente en la tierra (no en el drenaje). Se omite definitivamente el Bautismo por inmersión.
  • La unción: También el celebrante puede omitir la unción con el Santo Crisma. Si el obispo diocesano considera oportuno conservar esta unción , entonces se realizará portando guantes desechables de vinil o nitrilo; o bien, usando gel antibacterial, inmediatamente antes y después de la unción.
  • Effetá: La CEM sugiere omitir este rito, en el que el sacerdote traza la señal de la cruz tocando los oídos y los labios de los niños para que puedan escuchar la Palabra de Dios y profesar su fe.

 

Debido a la pandemia, habrá cambios en cuanto a la ceremonia sacramental del Matrimonio. Foto: Cathopic

Debido a la pandemia, habrá cambios en cuanto a la ceremonia sacramental del Matrimonio. Foto: Cathopic

Matrimonio:

  • En este caso, la asistencia de los fieles también será con un aforo limitado. Con el semáforo en naranja, las autoridades civiles y de la Arquidiócesis de México han acordado permitir el culto público, con una asistencia limitada, que no rebase el 20% del aforo de cada templo, y todos siguiendo las medidas de seguridad sanitaria.
  • Con el semáforo epidemiológico en color rojo se podían celebrar Matrimonios, pero a puerta cerrada y sin invitados, sólo con la asistencia de las personas estrictamente necesarias para realizar la celebración.
  • Los celebrantes, el ministro y los invitados deberán pasar por el filtro sanitario que incluye desinfección de manos y toma de temperatura.
  • La CEM explica que, tanto el intercambio de anillos y arras, como la imposición del lazo, pueden omitirse.
  • En cuanto a la música, las orientaciones y criterios de la Arquidiócesis de México para las celebraciones litúrgicas permiten contar con un organista o coro, con las debidas medidas sanitarias.

Además de estas indicaciones, es importante señalar que, en todo momento y como en todas las celebraciones litúrgicas en los templos de la Arquidiócesis de México, los asistentes deberán atender las medidas reglamentarias para todas las iglesias; es decir, portar cubrebocas, dejarse medir la temperatura y desinfectarse las manos con gel antibacterial.

Dentro del templo, deberán guardar una sana distancia de al menos 1.5 metros; ocupar los lugares señalados, y respetar las indicaciones particulares que brinde el ministro que celebre el Sacramento.

Lee: ¿Son válidas para la Iglesia las bodas en playas y jardines?

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios