Alberto García Aspe: Lo ocurrido nos llama a cambiar como país

En Desde la fe conversamos con el ex futbolista quien habló la violencia entre la afición del Atlas y el Querétaro
El futbolista Alberto García Aspe tuvo una destacada trayectoria en el futbol mexicano, en clubes como Pumas, Necaxa, América y Puebla.
El futbolista Alberto García Aspe tuvo una destacada trayectoria en el futbol mexicano, en clubes como Pumas, Necaxa, América y Puebla.

El enfrentamiento entre las aficiones de Querétaro y Atlas ocurrido en el estadio La Corregidora es una tristeza pero ante todo es llamado a cambiar como país ante la violencia, considero el futbolista Alberto García Aspe.

El deportista ha sido un referente para el futbol mexicano, desde su debut en 1984 con los Pumas, tuvo una exitosa carrera deportiva en la que fue capitán de la Selección Mexicana. A la par, la fe católica lo ha acompañado en su vida.

Puedes leer: Violencia en el estadio: ¿Qué opina el Papa sobre los valores en el futbol?


Tras darse a conocer imágenes de lo ocurrido, García Aspe fue de los primeros futbolistas en utilizar la red social Twitter para enviar un mensaje: “En toda mi vida no había visto en el fútbol mexicano algo como lo que sucedió hoy en Querétaro. TERRIBLE Y TRÁGICO. Desgraciadamente, es reflejo de lo que sucede en nuestro país”.

A este mensaje le siguieron comentarios de aficionados y hasta comentaristas sobre cómo el futbol y la realidad nacional no deberían compararse a lo que García Aspe dejó claro: ambas esferas no pueden separarse.

“En efecto es una barbarie, es algo terrible que muestra falta de valores, sí he visto muchas cosas que han pasado en el futbol pero lo de ayer sobrepasó muchas cosas”, reiteró el futbolista en entrevista telefónica con Desde la fe.

El futbol no puede desafiliarse de lo que está ocurriendo en el país y en el mundo, consideró. Por ello, ante lo ocurrido “tenemos que preocuparnos y tratar de cambiar nuestro país”.

“A los aficionados les puedo decir que el deporte es maravilloso, pero es una tristeza que esté sucediendo”.

A favor del castigo ejemplar

Para el futbolista, el primer paso para la prevención de la violencia en los estadios debe ser que los enfrentamientos no queden en la impunidad y que los agresores sean presentados ante las autoridades.

“Obviamente que se tendrá que investigar a conciencia que fue lo que sucedió exactamente y tratar de buscar soluciones en todos los aspectos empezando por la Federación Mexicana de futbol, el gobierno de Querétaro”.

Entre las barras de ambos equipos ya había enfrentamientos y no se habían tomado las medidas necesarias, recordó. “El futbol mexicano se ha tardado en tomar más medidas importantes para tratar de evitar todo esto”.

-¿Cree usted que la perdida de fe y los valores religiosos han influido en lo ocurrido?

Yo creo que sí,  todo empieza desde casa donde haya familias unidas y con toda la problemática que se vive en el mundo es obvio que se van perdiendo muchos valores.

Una solución puede ser comenzar desde la casa

La violencia en los estadios es un problema que ha llegado a ser generalizada en América Latina. Lo ocurrido en La Corregidora recordó al futbolista el partido de 1994 cuando él era jugador del River Plate en Argentina.

El 30 de abril 1994 ocurrió uno de los episodios más oscuros de los Superclásicos cuando aficionados de River fueron asesinados a tiros por la barra del Boca, murieron dos jóvenes, uno de 25 y otro de 19 años.

“Yo esto lo llegué a vivir muchos años en Argentina pero es lo que no queríamos que pasara en México donde todavía todas las familias podían ir a disfrutar de un partido de futbol”.

La esencia del deporte debe ser regresar a la paz en los estadios, donde se pueda ver “al esposo con una playera, la esposa con otra e incluso los hijos con otra, eso en México cada vez se ve menos”.

“La familia para mí es lo más importante y -esto es a título personal- siempre ha sido importantísimo que Dios esté en medio de mi familia para mantener la cordialidad, para mantener los valores, y que nos dé la paz. Estoy convencido de que eso es importantísimo para el mundo entero”.

“Es muy importante regresar a los valores y mucho tiene que ver la familia en ello”.

 

Puedes leer: Enfrentamiento en La Corregidora: ¡Basta de violencia!