Iglesia en el mundo

Obispos polacos piden que San Juan Pablo II sea Doctor de la Iglesia

La petición llega con motivo del 15º aniversario de su muerte este año y del centenario de su nacimiento.
El Papa Juan Pablo II durante la misa por el inicio del su pontificado en 1978. Foto: Vatican Media
El Papa Juan Pablo II durante la misa por el inicio del su pontificado en 1978. Foto: Vatican Media

Monseñor Stanisław Gądecki, Arzobispo de Poznan y presidente del Episcopado Polaco, pidieron al Papa Francisco en nombre de la Conferencia Episcopal Polaca, que se proclame a San Juan Pablo II Doctor de la Iglesia y patrono de Europa.

“El pontificado del Papa polaco estuvo lleno de decisiones revolucionarias y acontecimientos importantes que cambiaron el rostro del papado e influyeron en el curso de la historia europea y mundial”, piden a través de una carta.

Leer: San Juan Pablo II, el amigo de todos

La petición llega con motivo del centenario del nacimiento de Karol Wojtyła, en 2020, año y del 15º aniversario de su muerte, este 2019.

“La riqueza del pontificado de San Juan Pablo II nació de la riqueza de su personalidad -poeta, filósofo, teólogo y místico- que se realizó en muchas dimensiones, desde el trabajo pastoral y la enseñanza, guiando a la Iglesia universal al testimonio personal de la santidad de vida”, añadió el arzobispo, reiterando asimismo la contribución del Papa polaco, declarado santo en 2014, a la restauración de la unidad de Europa después de cincuenta años de guerra fría.

El cardenal Stanislaw Dziwisz, secretario histórico de Juan Pablo II, también se pronunció a favor de la propuesta durante el congreso del movimiento “Europa Christi” en Varsovia. “El legado del Papa Wojtyła es una síntesis rica, multifacética y original de varias líneas de pensamiento. No cabe duda de que sigue siendo -y seguirá siendo durante mucho tiempo- un elemento esencial de un proyecto global de renovación cultural a escala mundial“, afirma el arzobispo emérito de Cracovia.

Para el Cardenal Dziwisz, Karol Wojtyła no sólo “es un gran doctor de la Iglesia contemporánea“, sino también “un gran patrono de Europa, que tiene tanto que decir a los creyentes y a los no creyentes”, constituyendo “un apoyo fundamental para todos los hombres de buena voluntad”.

Con información de Vatican News