Tragedia sobre tragedia en Haití: Iglesia repudia asesinato del presidente

La Conferencia Episcopal de Haití condenó el "inadmisible y repugnante" asesinato del presidente Jovenel Moïse.
El presidente de Haití, Jovenel Moïse y su esposa, la Primera Dama Martine Moïse. Foto: Agencias
El presidente de Haití, Jovenel Moïse y su esposa, la Primera Dama Martine Moïse. Foto: Agencias

La Conferencia Episcopal de Haití (CEH) condenó el “inadmisible y repugnante” ataque a la residencia presidencial de ese país que derivó en asesinato del presidente Jovenel Moïse y heridas de bala de su esposa, la Primera Dama Martine Moïse.

“La CEH deplora y condena este inadmisible y repugnante asesinato, y ofrece su más sentido pésame a los familiares y amigos de la pareja presidencial. ¡Que el alma del difunto descanse en paz y que la Primera Dama se recupere rápidamente!”, aseguró en un comunicado.

Los Obispos de Haití pidieron a la sociedad civil dejar de lado los intereses personales para buscar juntos una solución a los conflictos a través del diálogo.


Leer: La labor de la Iglesia en los conflictos sociales

“La violencia solo puede generar violencia y conducir al odio. Nunca ayudará a nuestro país a salir de este conflicto político que solo puede resolverse mediante el diálogo. (…) ¡Dejen las armas! ¡Elijan la vida! Elijan la convivencia fraterna en interés de todos y en el interés de Haití”.

El ataque al presidente de Haití

De acuerdo con un comunicado oficial de las autoridades haitianas, la madrugada de este miércoles 6 de julio, un comando que hablaba español e inglés irrumpió en la residencia donde dormía el presidente de Haití, Jovenel Moïse y disparó contra él. El mandatario, de 53 años, falleció al instante y su esposa fue herida de gravedad.

Haití se encuentra sumergido en una fuerte crisis humanitaria. El país no se ha recuperado del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew en 2016. Además, la pandemia dejó altos niveles de desempleo, que desembocaron en una importante alza de asaltos y secuestros, especialmente en la capital, Puerto Príncipe.

A esta crisis social se sumó una política: Jovenel Moïse llevaba más de dos años gobernando por decreto después de que Haití no celebrara unas elecciones previstas, y líderes de la oposición lo acusaron de intentar aumentar su poder. El país tenía previsto celebrar elecciones generales a finales de este año.

Comentarios