Iglesia en el mundo

El sacerdote Ernesto Cardenal fallece a los 95 años

En 2019, el Papa Francisco suspendió la pena canónica que pesaba sobre él por haber sido funcionario del gobierno sandinista.
El sacerdote y poeta Ernesto Cardenal.
El sacerdote y poeta Ernesto Cardenal.

El sacerdote Ernesto Cardenal Martínez falleció este domingo 1 de marzo en Nicaragua, a la edad de 95 años. Desde febrero del año pasado, el también poeta había sufrido altibajos en su salud que lo llevaron en varias ocasiones a ser internado.

Fue hace poco más de un año, el 18 de febrero de 2019, cuando el Papa Francisco revocó la pena canónica que pesaba sobre el nicaragüense desde 1885 impuesta por el Papa Juan Pablo II. El padre Cardenal había sido suspendido a divinis por formar parte del gobierno sandinista de Daniel Ortega.

Durante el primer mandato presidencial de Ortega (1985-1990), el padre Cardenal se desempeñó como ministro de Cultura de la Nicaragua revolucionaria, y era un ferviente defensor de la Teología de la Liberación latinoamericana.

Sacerdote para siempre

Según informó Vatican News en su momento, el 2 de febrero del año pasado, el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar St. Sommertag, visitó en su casa al padre Ernesto Cardenal, encontrándolo aún lúcido a la edad de 94 años. De aquella visita nació una petición de reintegración.

El nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar St. Sommertag visita a Ernesto Cardenal. Foto: Vatican News.

El nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar St. Sommertag visita a Ernesto Cardenal. Foto: Vatican News.

Días después, la salud de Cardenal desmejoró y tuvo que ser ingresado en un hospital de Managua debido a un problema renal. El 11 de febrero, Jornada Mundial del Enfermo, Waldemar St. Sommertag acudió al hospital en el que se encontraba internado el padre Cardenal para comunicarle la suspensión de la pena canónica y su plena reintegración a la Iglesia Católica, por deseo del Papa Francisco.

Según reportaron medios locales, después de ello, el padre Cardenal fue visitado por el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, quién arrodillado le pidió una bendición al anciano poeta. “Fue emocionante arrodillarme ante Ernesto Cardenal, recién rehabilitado al ministerio sacerdotal, para que me diera su bendición. Lo hizo gozoso”.

Comentarios