Sadio Mané, el futbolista rico que prefiere vivir como pobre

Sadio Mané, quien ya se prepara para el Mundial de Catar 2022, por justas razones se ha convertido en un verdadero ídolo para Senegal.
Sadio Mané no quiere Ferraris ni mansiones, sino ayudar a los pobres de su país.
Sadio Mané no quiere Ferraris ni mansiones, sino ayudar a los pobres de su país.

La Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 tendrá un invitado de lujo, que el 21 de noviembre estará pisando el terreno de juego en el encuentro que se disputará entre Senegal y Países Bajos: se trata de Sadio Mané, quien, más allá de ser uno de los mejores delanteros de la actualidad, ha decidido llevar una vida de austeridad y utilizar su fortuna para ayudar a gente de su país.

“¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes y dos aviones? -externó el jugador africano en 2019, durante una entrevista concedida a TeleDakar-. ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo?”.

Y es que el ahora jugador del Bayern Munich no ha olvidado sus orígenes humildes, los días en que jugaba descalzo al futbol, el hambre y las duras jornadas de trabajo en el campo. Pero sobre todo, lleva en el corazón a su padre, quien perdió la vida debido a que en su pueblo no había un hospital donde pudiera ser atendido de emergencia.

Puedes leer: El ‘buen samaritano’ cobró vida en una carrera de la Fórmula 1

“Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre”, agregó en aquella entrevista para dicho medio senegalés.

Un ídolo que destaca por su estilo de vida

Es por su pasado de pobreza, que Sadio Mané optó por invertir su fortuna en mejorar la calidad de vida de la gente pobre de su país. Entre otras de las obras que ha realizado, construyó un hospital para su pueblo; financió la instalación de una gasolinería; mandó hacer una oficina de correos, así como un estadio de futbol y una escuela.

Además, Sadio Mané dotó de computadoras a los alumnos de la escuela, y da un sueldo mensual de 70 eruos a varias personas de muy escasos recursos de su país. Es por esto, y desde luego por su desempeño como futbolista a nivel internacional, que se ha convertido en un verdadero ídolo para su país.

Desde su debut internacional en 2012 representando a su país en los Juegos Olímpicos de Londres, Sadio Mané ha jugado 91 partidos con la selección senegalés, contando la Copa Africana de Naciones y la Copa Mundial de Futbol 2018.

 

 

Puedes leer: ¿Perdonarías al asesino de tus hijos? Este testimonio tocará tu corazón

Compartir




Publicidad