La oración encontrada en el bolsillo de un soldado muerto

Dicen que en las trincheras no hay ateos, y este soldado encontró a Dios mientras se resguardaba en el hoyo provocado por una granada.
Oración de un soldado muerto / Foto ilustrativa.
Oración de un soldado muerto / Foto ilustrativa.

En su artículo semanal titulado Oraciones de soldados, el P. Juan Jesús Priego transcribió la oración que le fue encontrada a un soldado muerto, de quien se desconoce el nombre; el texto lo llevaba en su bolsillo.

Hemos querido publicar de nuevo esta oración por la sencillez y seguridad con la que el soldado se dirige a Dios, pero sobre todo, por ser un claro ejemplo de cómo Él se hace presente en todo momento, aunque muchas veces no nos damos cuenta.

A continuación, lo escrito por el P. Juan Jesús Priego:

¿Quién dijo que los soldados no saben rezar? He aquí una hermosa oración encontrada en los bolsillos de un soldado, muerto hace ya algunas décadas y que también, para edificación de quien esto lea, me gustaría transcribir:

“Hola, Dios.

Yo nunca hablé contigo.

Hoy quiero saludarte. ¿Cómo estás?

¿Sabes? Me decían que no existes.

Y yo, tonto, creí que era verdad.

Anoche vi tu cielo.

Me encontraba oculto en

el hoyo de una granada.

¡Quién iba a pensar que para verte

bastara con echarse uno de espaldas!”

Otros artículos del P. Priego: Dichosos los que mueren

Compartir