Historias de Fe

El devoto de la Virgen que llenará a México de beisbol

El beisbol y la religión forman parte de la vida de Rubén Esquivias, uno de los ex beisbolistas que colaborará para impulsar este deporte.
beisbol
_

Rubén Esquivias es reconocido como una gloria del béisbol mexicano, fue el primera base del famoso “cuadro del millón” de los Tigres capitalinos en la década de los 60 cuando el equipo alcanzó la gloria con una plantilla de puros jugadores nacionales. Ahora su reto es fuera del diamante y consiste en impulsar este deporte en toda la República.

Junto con otros grandes peloteros, Esquivias ha sido llamado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, para apoyar a Ana Gabriela Guevara –la próxima encargada de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE)- en la tarea de promover este deporte. En entrevista para Desde la fe, quien fuera conocido como el “Hombre de Goma” por su flexibilidad, habla sobre su fe y su pasión beisbolera.

“En la Peralvillo, donde yo crecí, lo que hacía era jugar con un palo y pelotas de estambre. A la par de esta diversión, asistía regularmente a Misa, pues mi madre nos lo inculcó”, comenta al hablar sobre sus inicios en el beisbol, que tuvieron que ver con su hermano, un pelotero apasionado a quien le cargaba la maleta cuando iba a jugar.

Cierta vez, un sacerdote organizó un concurso de mecanografía, Esquivias ganó el segundo lugar y obtuvo una medalla de plata con la imagen de la Virgen de Guadalupe por un lado, y el Sagrado Corazón por el otro. “La utilicé después durante casi toda mi carrera como profesional en los Tigres; le tenía mucho amor. Dos veces la extravié mientras jugaba, y en ambas ocasiones fui al día siguiente al campo y la encontré”.

Leer: Papa: Que el deporte transmita a los jóvenes la pasión por la vida

Una de sus más grandes satisfacciones –relata–, fue en 1965, cuando el equipo de los Tigres obtuvo el primer campeonato con puros jugadores mexicanos, en una época en que el béisbol nacional tenía gran cantidad de jugadores extranjeros. “La competencia era dura; pero don Alejo Peralta tuvo la visión, nos dio la oportunidad y triunfamos. También fuimos campeones al año siguiente”.  

Ahora, décadas más tarde, Esquivias y otras glorias beisboleras de antaño tienen la misión de impulsar este deporte a nivel nacional. “Conocí al licenciado Andrés Manuel una ocasión en que fui invitado a practicar con él. Junto con otros beisbolistas de aquella época, empezamos a jugar en un equipo en la Liga de Tranvías. El presidente electo ahora nos ha pedido orientar a Ana Gabriela en todo lo concerniente a este deporte. Ojalá se pueda difundir por todas partes”, comentó.