Historias de Fe
rmb

Carlos Hermosillo: la fe en Dios y en el Cruz Azul

Entrevista realizada por Desde la fe en el 2008. Se publica con ocasión del triunfo del Cruz Azul sobre el Chivas en la Copa GNP por México.
Carlos Hermosillo
Carlos Hermosillo

Este domingo 19 de julio, Cruz Azul y Chivas disputaron la final de la Copa GNP por México. Si bien no fue un torneo oficial, los aficionados de la escuadra cementera festejaron el triunfo intensamente dadas las dolorosas circunstancias que aquejan al país a causa de la pandemia de COVID-19.

Carlos Hermosillo, quien a pesar de ser cantearon del Club América y llegó a jugar para el “Rebaño sagrado”, no ocultó su emoción por la participación del Cruz Azul en la final, equipo con el que jugó más partidos en toda su carrera y al que le dio su último campeonato de liga.

El sábado, previo a la contienda, publicó en sus redes sociales: “Así amanecimos ajuuuua buen sábado para todos, arriba la máquina gane o pierda a muerte con el azul”.

Con ocasión de este triunfo, compartimos la entrevista que le realizó en el 2008 este semanario a Carlos Hermosillo, leyenda del futbol mexicano.

Carlos, el católico

Carlos Hermosillo siempre se ha declarado como un católico practicante, e incluso, en una liguilla en la que se enfrentó el Cruz Azul contra el equipo de Pumas, él y varios de sus compañeros salieron a la cancha con una imagen de la Virgen de Guadalupe, pese a la crítica de algunas personas que se negaban a que el equipo expresara su fe de tal forma.

En entrevista para Desde la fe, Hermosillo recuerda que en aquella ocasión, tras un penal fallido de Julio Zamora, el defensa cruzazulino “Lupillo” Castañeda –quien había salido de los vestidores con la imagen en brazos- logró tomar el rebote de pierna derecha para marcar el gol que le dio a la escuadra celeste el pase a la siguiente fase.

La fe en Dios

Al hablar de la importancia de la fe en Dios, calcula que el 80 por ciento de los futbolistas mexicanos acuden a las capillas ubicadas dentro de los estadios para encomendar su desempeño en la cancha. “Hay otros más que son evangélicos y no acuden a las capillas, pero también son hombres de fe”, señala.

“Dios, lo que hace, es cuidarnos. La otra parte la tenemos que hacer nosotros. Le encomendamos y ofrecemos nuestras acciones. Cuando uno llega a los estadios acudimos a las capillas donde siempre hay un crucifico o la imagen de la Virgen. Yo me acuerdo que lo primero que hacíamos al llegar a los estadios era ir a la capilla. Allí rezábamos”.

Carlos Hermosillo habla de la importancia de una Pastoral Deportiva que promueva valores entre los jóvenes: “Esto tiene que ver mucho con los valores, y la Iglesia maneja valores: la fe, la familia, el respeto, la honradez… todo esto también se conjuga en el deporte. Los jóvenes que hacen ejercicio y practican deporte tienen pensamientos más claros e ideas más frascas”.

Cuestionado sobre si consideraba que las plegarias de los futbolistas son escuchadas por Dios, Carlos Hermosillo, respondió: “Dicen que uno propone y Dios dispone. Sabemos que todos los jugadores, las porras y los aficionados piden a Dios lo mismo, que se cargue el marcador para un lado o para a otro. Yo, más que pedirle ganar el partido, le pedía que me protegiera y a cambio le ofrecía todo mi esfuerzo, mi entusiasmo”.

Los dones de los deportistas

Para Hermosillo, quien tiene el honor de ser uno de los máximos goleadores del futbol mexicano, Dios ha dotado de dones a los deportistas, y pulirlos es obligación de cada uno de ellos. “Hay quienes tienen muchos dones pero no los pulen –dice- hay jugadores que tienen talentos, pero les falta desarrollar la parte física para aprovecharlos íntegramente. Eso es responsabilidad de cada quien, y si no se trabaja en este campo, no se podrán alcanzar las metas”.

Te puede interesar: El día en que Benedicto XVI jugó a favor del Club León

Cerca de la muerte

Hermosillo recuerda que varias veces ha estado cerca de la muerte, y todo ello le ha acercado a Dios: “Cuando nací estuve a punto de morir, incluso, me dieron los santos oleos, y en ese momento reaccioné. Luego me caí de cabeza desde un segundo piso… pero aquí estoy”.

Para el ex futbolista, que es recordado por la afición celeste por haber marcado el tanto que le dio la última copa al Cruz Azul, hoy más que nunca los padres deben invertir tiempo en la educación de los hijos, sobre todo en materia de valores:

“Si los padres –señala- inculcan la devoción a Dios Nuestro Señor, el ir a Misa por lo menos los domingos o rezar antes de los alimentos, los hijos adquieren estos buenos hábitos”.

Considera que valores como el amor y el respeto a la familia no se deben perder. “Hoy hablamos de violencia por todas partes, pero no siempre se habla de la prevención de la delincuencia y ésta se debe hacer desde los hogares. A los padres de familia se les ha olvidado platicar con sus hijos y saberlos escuchar”.

En este sentido –dice– el deporte es también fundamental, pero un padre de familia no le puede pedir a su hijo que haga deporte cuando él no lo practica. El ejemplo es muy importante, los medios de comunicación no deben hacer apología de la violencia ni de los narcos, sino promover el deporte, el trabajo, el estudio, la espiritualidad”.

Finalmente, reconoce que “en México no se sabe trabajar en equipo, es complicadísimo. Hay demasiados intereses, envidias, rivalidades, separaciones. Pero cuando uno hace oración en grupo, se genera un efecto positivo en todo el grupo y las cosas caminan bien. Hay que pedirle a Dios muchas cosas: salud, talento, pero también saber trabajar en equipo para sacar adelante a nuestro país”.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios