El consejo sobre Dios que Alexander Acha dio al final de La Academia

En el final del programa, el cantante y director de La Academia dio a sus alumnos un regalo y un valioso consejo sobre el éxito.
El director de La Academia Alexander Acha con los finalistas de la edición 2022. Foto: TV Azteca
El director de La Academia Alexander Acha con los finalistas de la edición 2022. Foto: TV Azteca

El músico y compositor Alexander Acha dio a sus alumnos de La Academia 2022, reality show de TV Azteca en el que compiten jóvenes cantantes, un consejo sobre Dios y les recordó que la fama no lo es todo.

En el final de este programa el pasado domingo 14 de agosto, el compositor reconoció a la ganadora Cesia, pero también al resto de los participantes a quienes habló de Dios y les deseó lo mejor.

“Queridos alumnos un regalo con todo mi cariño. Me despido con una sonrisa sincera y agradecida. Gracias por confiar en mí, por permitirme entrar en sus vidas, por su disciplina y esfuerzo”, dijo el cantante.

“Traten cada día de ser mejores personas porque ese es el verdadero sentido de la vida. Amen siempre con todas las fuerzas y déjense amar con libertad, sobre todo por el Dios vivo que siempre está buscando el encuentro a solas con nosotros para escucharnos y hablarnos. Todo el éxito campeones”.

El también hijo del cantante Emmanuel les explicó que si cuidan y alimentan su espíritu, será un hecho que serán no solamente grandes artistas, sino personas felices.

Puedes leer: El día que Emmanuel rezó el Padrenuestro ‘de la mano’ de Jesús y María

Además de sus palabras, a cada finalista le regaló un teclado, un instrumento que él mismo ocupa, para que puedan continuar con su carrera musical y seguir esforzándose.

Como director de La Academia, Alexander Acha estuvo al pendiente de sus alumnos y en varias ocasiones los defendió de las duras críticas que llegaban a recibir de los jueces.

Una historia de conversión

Alexander Acha se acercó a Dios ya como un adulto. En una entrevista con Desde la fe en 2020 contó que en su adolescencia se alejó de la fe y experimentó un camino de excesos, “sólo anestesiaban mis dolores y mis heridas psicológicas y espirituales”.

Cuando ya no pudo más decidió buscar y salir al encuentro de Dios. Estudió filosofía, teología, asistió al catecismo; asimismo tuvo consejeros espirituales, pero no encontraba la famosa ‘llamada de Dios’, hasta que logró abrir su corazón.

Aquí puedes ver la entrevista completa: Alexander Acha, de La Academia, ¿cómo fue su camino de conversión?

 

Compartir