Cultura

Del Palacio de Axayácatl al Nacional Monte de Piedad

La actual sede del Monte de Piedad, antes fue la la primera cárcel, también la primera Fábrica de Moneda, y albergó asimismo a la Real Audiencia.
Edificio de Nacional Monte de Piedad en el Centro Histórico. Foto: Cortesía
Edificio de Nacional Monte de Piedad en el Centro Histórico. Foto: Cortesía

El pasado 13 de noviembre, en el Auditorio Darío Miranda de la Arquidióccesis de México, se llevó a cabo la conferencia magistral 500 años de la primera cruz y la primera capilla en la Ciudad de México, desarrollada mediante una serie de ponencias ofrecidas por expertos en temas de Iglesia e historia de México, como el licenciado Pedro Romero de Terreros, patrono secretario del Nacional Monte de Piedad, quien abordó el tema “Del Palacio de Axáyacatl al Nacional Monte de Piedad”.

Leer: El Monte de Piedad podría abrirse al público como museo en 2020

El dato histórico que fue tomado como punto de partida de esta ponencia, fue que el 8 de noviembre de 1519 Hernán Cortés entró a México Tenochtitlán y se encontró por primer vez con Moctezuma, quien -tras la primera prédica que fue ofrecida en estas tierras sobre Jesucristo- alojó a los españoles en el Palacio de Axayácatl, cuyos cimientos han sido encontrados por los arqueólogos debajo del inmueble que actualmente es sede del Nacional Monte de Piedad, en el centro de la Ciudad.

En este sentido, el licenciado Romero de Terreros señaló que “hay una máxima en los bienes raíces que dice que para que un inmueble tenga valor debe cumplir tres principios básicos: ubicación, ubicación y ubicación”. Y si algo ha tenido la actual sede del Nacional Monte de Piedad -señaló-, es que ha sido un inmueble con una ubicación excepcional en tres etapas históricas del país: la época Prehispánica, la Virreinal y  el México post independiente.

Época prehispánica

Romero de Terreros refirió que, durante el siglo IV, en los predios de lo que hoy se conoce como el Centro Histórico, comenzaron a edificarse los cimientos de la Gran Tenochtitlán; de manera que hacia el siglo V Moctezuma hizo construir ahí su primer palacio, el Palacio de Axayácatl, mismo que pudo haber abarcado unos 30 mil metros cuadrados, según los arqueólogos. Posteriormente -explicó-, sobre las ruinas de este palacio se construyó un inmueble de mucho menores proporciones, que posteriormente fue comprado por los jesuítas a los descendientes de Hernán Cortés, y actualmente es sede del Nacional Monte de Piedad.

Periodo Virreinal

Este inmueble -señaló Romero de Terreros-, que es la actual sede del Nacional Monte de Piedad, fue también la primera sede del virreinato; posteriormente fue la primera cárcel, también la primera Fábrica de Moneda, y la Real Audiencia.

El edificio de Nacional Monte de Piedad.

El edificio de Nacional Monte de Piedad.

Fue en 1834 cuando se establecieron las negociaciones con los descendientes de Hernán Cortés para la compra del inmueble, a través de su apoderado legal en México, Lucas Alamán; y desde 1838 comenzó a ser ocupado por esta institución, originalmente fundada como Real y Sacro Monte de Piedad y de Ánimas, con dos grandes funciones: ayudar a quien lo necesitara mediante préstamos y socorrer a las ánimas del purgatorio, por las cual se hacían hasta 12 Misas diarias, algunas en la capilla que existía en el interior, misma que tuvo que ser cerrada en la época de la Reforma.

El México post independiente

Finalmente, señaló que el tercer precepto de la estupenda ubicación del inmueble, es que se encuentra en una esquina de la plaza más grande de todo América, cerca de la iglesia más importante de América y de uno de los edificios más importantes de América: el Palacio Nacional.

De manera que -dijo-, el inmueble ha sido testigo de acontecimientos sumamente importantes de la historia de México, como la entrada, en 1847, de las tropas estadounidenses; los desfiles del emperador Maximiliano, y después también los que solía realizar don Porfirio Díaz, así como los violentos acontecimientos suscitados durante la llamada Decena Trágica, entre otros.

“Hoy en día, tenemos un México que seguimos construyendo, y el Nacional Monte de Piedad trata de aportar en la medida de lo posible a su construcción, otorgando unos 10 millones de créditos al año. Este edificio se ha vuelto emblemático; lo estamos terminando de restaurar y queremos que siga formando parte de la agenda de México”, finalizó.

Puedes leer: Aquí se levantó la primera capilla en la Ciudad de México hace 500 años