Bernardo de Balbuena, el sacerdote poeta de la época de Shakespeare

Bernardo de Balbuena es uno de los grandes poetas del Siglo de Oro español. En "Grandeza Mexicana" habla de la riqueza religiosa de lo que hoy es México.
Bernardo de Balbuena.
Bernardo de Balbuena.

Bernardo de Balbuena es uno de los grandes poetas del Siglo de Oro de la literatura española; entabló amistad con Lope de Vega y con Quevedo, y vivió en el mismo tiempo de Cervantes, Shakespeare, Juan Ruiz de Alarcón, Fray Luis de León y Santa Teresa de Ávila.

Su obra más conocida es Grandeza Mexicana, compuesta en 1603 y en ello influyó la señora Isabel de Tovar y Guzmán, amiga de muchos años, y quien estaba a punto de recluirse en un convento luego de que enviudara y su hijo ingresara a la Compañía de Jesús.

Te puede interesar: 100 años de la muerte del poeta católico Ramón López Velarde


Grandeza Mexicana fue escrita en verso a lo largo de más de 100 páginas, y habla de la bonanza que alcanzó nuestra patria en donde vivió durante 20 años ejerciendo como párroco, en soledad y pobreza.

A los 24 años de edad, Balbuena inició su carrera eclesiástica en 1592 y en 1586 lo invitaron a México donde estuvo en la capital del Virreinato, Tlaxcala y Culiacán.

En su estilo, considerado como barroco, existen pocas metáforas. Más bien hizo descripciones de todo lo bueno que ofrecía la Nueva España, destacando la vida espiritual y religiosa que se vivía.

“¿Qué pueblo, qué ciudad sustenta el suelo
tan llena de divinas ocasiones
trato de Dios y religioso celo,
de misas, indulgencias, estaciones
velaciones, plegarias, romerías
pláticas, conferencias y sermones.
tanto convento, tantas obras pías,
tantas iglesias, tantos confesores,
jubileos, hermandades y cofradías.”

El 31 de agosto de 1519 lo designaron como obispo de Puerto Rico; fue consagrado en Jamaica donde en esos momentos era Abad Mayor y allí permaneció hasta mediados de 1620; asistió al Concilio Provincial de Santo Domingo que duró de 1622 a 1623 en donde participó como sacerdote y letrado; luego se trasladó a su sede episcopal e inició su visita pastoral por toda la isla.

En 1625, piratas holandeses asecharon la ciudad durante dos meses y al marcharse la incendiaron con lo que el obispo, ya mayor de edad, perdió su casa y su biblioteca. Lope de Vega lamentó por y condenó por escrito este suceso.

A su muerte el 11 de octubre de 1627, fue sepultado en la capilla de San Bernardo en la catedral de San Juan en Puerto Rico.

Bernardo de Balbuena tuvo el acierto de ser el primero en escribir en versos la Grandeza Mexicana, siendo esta obra un puente entre la literatura española y la mexicana.

Comentarios