El Papa Francisco abraza a una feligresa en la Audiencia General. Foto: Vatican Media
9 febrero, 2020

Uno no se retira del Evangelio

Primer congreso internacional de pastoral para los ancianos.

En un mundo que persigue los mitos de la eficiencia, el beneficio y la productividad, ¿cuál es el lugar de los ancianos? ¿Es la persona que lleva el equipaje de los años una carga o el guardián de una riqueza? Y si en este tiempo el anciano es marginado y descartado incluso por su propia familia, ¿no será la Iglesia quien deba y quiera ser la familia de los ancianos?

Esto es lo que se han preguntado, en busca de respuestas comunes, unos 550 expertos y agentes de pastoral que se han reunido del 29 al 31 de enero en Roma, en el Augustinianum, para el primer congreso internacional de pastoral de la tercera edad, organizado por el Dicasterio para los laicos, la familia y la vida y titulado significativamente: “La riqueza de los años”. La iniciativa fue ilustrada a los periodistas durante un encuentro celebrado en la mañana del martes 28 de enero en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

«Nuestro deseo —dijo Vittorio Scelzo, uno de los responsables de la nueva oficina de pastoral para los ancianos creada en el Dicasterio— es que la insistencia magistral del Papa sobre este tema y la labor que tantas asociaciones, movimientos y personas realizan en la vida cotidiana para apoyar a los ancianos se conviertan en una cultura estable y extendida en la vida de la Iglesia». De hecho, la sociedad contemporánea parece cada vez más preocupada y avergonzada por un fenómeno que está ante los ojos de todos: el considerable aumento de la población de 65 años o más, que llegará a más de mil quinientos millones de personas en 2050. Pero, aquello que a los ojos del mundo parece un “problema”, ¿cómo lo ve y lo experimenta la Iglesia?

El Papa Francisco se ha detenido varias veces en esta realidad. El pasado mes de diciembre, por ejemplo, dirigiéndose a los miembros de la Asociación Nacional de Trabajadores de la Tercera Edad recibidos en audiencia, les invitó a considerar la vejez como «la estación del regalo y el diálogo» y a combatir el «estereotipo tradicional de los ancianos: enfermos, inválidos, dependientes, aislados, asediados por los miedos, dejados de lado, con una identidad débil debido a la pérdida de un papel social». Han continuado los llamamientos del Papa para construir «con tenacidad una sociedad diferente, más acogedora, humana e inclusiva, que no necesita descartar a los débiles de cuerpo y mente». 

Como anticiparon a los periodistas algunos de los participantes en el congreso, los tres días en Roma son una oportunidad para compartir y conocer experiencias de todas las latitudes. El fenómeno del envejecimiento de la población, de hecho, no sólo afecta a los países ricos. No es una coincidencia que sólo el 10% de los inscritos en el congreso sean italianos. Por lo tanto, también se explica, por ejemplo, lo que significa vivir como ancianos en África, donde la familia tradicional está en crisis. Se comparten experiencias como la Pastoral da Pessoa Idosa en Brasil, el movimiento Vida Ascendente en España o la asociación Comunità Giovanni xxiii en Italia y en 43 países de los distintos continentes.

«De este encuentro —explicó Scelzo— no esperamos que surjan líneas pastorales ya bien definidas. Sin embargo, ciertamente comenzaremos a poner a los que se dedican a los ancianos, en una red con cada uno y con más representantes institucionales, como las conferencias episcopales, para que todo esto se convierta en el patrimonio compartido de la Iglesia». Debemos, añadió, «asegurarnos de que la generosidad de algunos se convierta en la cultura de todos».

El congreso, que se abrió en la tarde del miércoles 29 con un discurso introductorio del Cardenal Prefecto Kevin Farrell, se divide en tres sesiones temáticas: la primera dedicada a combatir  la cultura del descarte, la segunda a la relación entre las generaciones dentro de las familias y, finalmente, la tercera durante la cual se destacará el papel, dentro de la Iglesia, de aquellos que son «más ricos en años».

«Quisiéramos —explicó Scelzo— despertar en los ancianos la conciencia de ser ellos mismos protagonistas. El Papa ha dicho: “No hay que tirar los remos en una barca” y realmente mucha gente, libre de compromisos laborales, puede dar tanto a la Iglesia, pueden ser comunicadores del Evangelio». Pero el congreso es también una oportunidad para crecer en la conciencia de que tanta gente necesita ayuda para encontrar un significado espiritual a la temporada que están viviendo: «La edad se está alargando progresivamente, y a estos años extra que se añaden como perspectiva de la vida se les debe dar un significado cristiano. Uno nunca se retira del Evangelio».

Luego está el gran tema de la cultura del descarte. Para la Iglesia, subrayó Scelzo, es inaceptable pensar que hay personas literalmente abandonadas en los institutos. Y anticipó una de las muchas “provocaciones” que podrían surgir del congreso. «En Roma, por ejemplo, hay 400 institutos para ancianos y 350 parroquias. ¿No podrían todas las parroquias comprometerse a visitar e involucrar a los ancianos solitarios que se alojan en tales instalaciones?». En última instancia, es esencial ser consciente de que cuando los ancianos ya no tienen familia, pueden encontrarla en las comunidades eclesiales.

Comentarios
Consulta la Edición Digital

Notas relacionadas

2020-03-08 00:21:33

El Papa llama a un pacto educativo global

2019-12-15 01:17:24

Sobre el significado y el valor del pesebre