Escuela para padres

Cómo festejar a la Virgen de Guadalupe sin peregrinar

La devoción a la Guadalupana no se reduce a caminar grandes distancias, sino que debe imitar la forma en que vivió su fe.
La figura e historia de la Virgen de Guadalupe puede ser el primer paso para la espiritualidad.
La figura e historia de la Virgen de Guadalupe puede ser el primer paso para la espiritualidad.

Peregrinaciones, Misas, bailes, rezos  y cantos son algunas formas con las que celebramos a la Virgen de Guadalupe, no sólo en México, sino en el mundo.

Lee: ¿Por qué la devoción a la Virgen María?

Muchos devotos no tienen la oportunidad de ir a la Basílica de Guadalupe, el santuario mariano más visitado del mundo; sin embargo, la fe no se reduce a caminar grandes distancias; la verdadera devoción consiste en imitar la forma en que María vivió su obediencia a Dios, explica Dulce Fernández, especialista exdirectora de Cenyeliztli, centro que brinda terapia psicológica y atención familiar.

Un verdadero fervor a la Virgen implica imitar la forma en que Ella expresó su fe, por tanto, si tenemos oportunidad de ir a su casa en el Tepeyac, durante el camino debemos hacer oración. Los que no tienen oportunidad de ir, pueden hacer una peregrinación espiritual, a través del rezo del Santo Rosario y meditando cada misterio”, recomienda la especialista.

Una celebración familiar

Otra manera de homenajear a la Virgen María es rezar en familia, para enseñar a los más pequeños de la casa.

“A la Virgen se le debería de celebrar todos los días, no sólo el 12 de diciembre. La celebración debe consistir en imitar sus acciones, actitudes y sentimientos diariamente. Debemos tener presente que las buenas y malas costumbres que los niños adquieren vienen de casa, a través de las acciones que realizan sus padres”, comenta Fernández.

Por ello, recomienda reflexionar cada misterio del Santo Rosario, para que los miembros de la familia puedan aplicarlo en la vida cotidiana.

Asistir a Misa el 12 de diciembre es obligatorio, pero debe sentirse en el corazón de cada uno de nosotros, pues a decir de la especialista, es la Madre de todos y de nuestro Salvador.

“Podemos hacer una comida especial, sin que ello implique un gasto adicional, pero sí ofrecer en honor de Nuestra Madre del Cielo y poner todo nuestro amor al momento de cocinarla”.

Añade que la devoción a la Virgen no implica ser exactamente como Ella porque somos seres falibles, pero sí implica tratar de seguir e imitar sus virtudes, lo cual es vivir una verdadera devoción.

Algunas formas de festejarla

  • Reflexionar en familia sobre cada uno de los misterios del Rosario, para aplicar esas enseñanzas a la vida diaria.
  • Ofrecer nuestras buenas acciones, actitudes y sentimientos a la Virgen, como si cada una de ellas fueran los pétalos de una flor.
Comentarios