Evangelio del día y reflexión breve – 17 de junio de 2022

¿Acumulas algún tipo de 'tesoros' en la tierra? ¿Qué tipo de pasiones amontonas? ¿Qué cosas consideras 'tesoros' en tu vida?
Evangelio del día (Mateo 6, 19-23).
Evangelio del día (Mateo 6, 19-23).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Mateo 6, 19-23). En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho los destruyen, donde los ladrones perforan las paredes y se los roban. Más bien acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho los destruyen, ni hay ladrones que perforen las paredes y se los roben; porque donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón.

Tus ojos son la luz de tu cuerpo; de manera que, si tus ojos están sanos, todo tu cuerpo tendrá luz. Pero si tus ojos están enfermos, todo tu cuerpo tendrá oscuridad. Y si lo que en ti debería ser luz, no es más que oscuridad, ¡qué negra no será tu propia oscuridad!”

Puedes leer:




La respuesta de hoy: El Evangelio de san Lucas, ¿qué es y qué nos enseña?

Sobre el Evangelio del día. ¿Acumulas algún tipo de ‘tesoros’ en la tierra? ¿Qué tipo de pasiones amontonas? ¿Qué cosas consideras ‘tesoros’ en tu vida? Porque donde están tus ‘tesoros terrenales’, ahí también se encuentra encarcelado tu corazón.

Para poder descubrir si somos prisioneros de ‘tesoros terrenales’, es necesario tener ojos sanos; es decir, permanentemente dirigidos hacia Dios. Además, tener ojos sanos nos permite ver claro en la vida y saber dónde se encuentran los tesoros del cielo.

Cuando la Biblia habla de ojo malo, también hace alusión al hombre envidioso y avaro, al egoísta, al cerrado en sí mismo. Al no estar abierto a Dios, estará privado de la fuente de la luz, y por lo tanto será una lámpara apagada, tenebrosa.

¿Cómo mantener nuestro ‘ojo’ sano? Entre otras cosas, hay que cuidar lo que se mira -en la tele, el cine, el ambiente-, porque lo que se mira queda en el subconsciente y afecta. Hay que fijar los ojos en lo que los limpia y los mantiene sanos: las realidades de Dios.

Comentario basado en la reflexión de Alejandra Sosa de su curso sobre San Mateo, en Ediciones 72