Falleció el Dr. Jesús Kumate, un notable defensor de la vida

Carlos Villa Roiz

Falleció a los 94 años de edad el Dr. Jesús Kumate Rodríguez, una personalidad en el campo de la medicina, quien se desempeñó como Secretario de Salud entre 1988y 1994, siendo un gran defensor de la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, tal y como lo expresó en incontables conferencias que pronunció tanto en México como en el extranjero.

El Dr. Kumate, quien también se desempeñó como miembro del Consejo Consultivo de la UNICEF en México y presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), estudió en la Escuela Médico Militar y se especializó en investigación en infectología. Fue catedrático de la UNAM y de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. También fue profesor Honorario de las Universidades de Zulia, en Venezuela; del Centro, en República Dominicana; Cayetano Heredia, de Lima, y le fue concedido el Doctorado Honoris Causa por las Universidades Autónoma de Nuevo León y Autónoma de Sinaloa.


En su amplia trayectoria, fue miembro de la Sociedad Mexicana de Bioquímica, de Infectología, de Inmunología y de la Academia Nacional de Medicina de México y de Buenos Aires, Argentina, de la Academia Mexicana de Pediatría y de la Academia Mexicana de Ciencias. Fue miembro del Colegio Nacional y del Colegio de Sinaloa.

Además, fue autor de varias publicaciones; Manual de Infectología (1973-2001); La salud de los mexicanos y la medicina en México (1977); Salud para todos. ¿Utopía o realidad? (1989); La ciencia en la Revolución francesa (1991); Investigación clínica, Cenicienta y Ave Fénix (1987, 1995), El cólera (1993), Sistemas Nacionales de Salud en las Américas (1994) e Italia en la Medicina (1997), entre otros libros y artículos científicos.

El doctor Jesús Kumate también se desempeñó como Director del Hospital Infantil de México, y se hizo acreedor de reconocimientos como a la Medalla Belisario Domínguez que otorga el Senado de la República; la Medalla Eduardo Liceaga de la Secretaria de Salubridad y Asistencia; la Medalla por Servicios Distinguidos, de la Secretaría de la Defensa Nacional, y el Collar de la Orden Rodolfo Robles, de Guatemala, y perteneció a la Legión de Honor de Francia, y otros reconocimientos del Gobierno de Italia y de Japón.
¡Descanse en paz!