Historias ciudadanas

Yugos de juventud: batalla comunitaria

Cristina siempre ha estado preocupada por conocer lo que hacen su hija y su hijo en las redes sociales, en los videojuegos o en internet. Sin llegar a ser una madre posesiva, sí ha dedicado mucho tiempo a hablarles, junto con su esposo Mario, sobre los riesgos del espacio virtual.

Esta semana, en el santuario mariano de Bosnia y Herzegovina, inició el Festival de Jóvenes de Medjugorje con el lema “Aprendan de mí y encontrarán la paz”. En la inauguración, el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, habló de los “yugos” que algunos jóvenes llevan a cuestas, entre ellos la pornografía, el abuso de las redes sociales, el afán de poder o de dinero.

La posesión o la acumulación ilimitada de placeres puede llevar a confundirse con la verdadera felicidad, consistente en desarrollar atributos como la obediencia, bondad, honestidad, gratitud, humildad, amor, caridad o el perdón.

Eso es lo que quieren Cristina y Mario para su hija e hijo, como lo hacen muchas madres y padres. Por eso han buscado poner límites en el uso de dispositivos digitales y procurar tiempo de convivencia familiar; para lograrlo, han contado con la orientación del equipo psicológico del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México.

A través del análisis de los reportes recibidos nuestra Línea de Seguridad y Chat de Confianza, 55 5533 5533, hemos detectado una conexión entre algunos videojuegos, como Free Fire o Call of Duty, y la intervención en ellos de ciber-delincuentes.

Con falsas identidades establecen contacto con menores de edad, entablan amistad o relaciones sentimentales para engancharlos en actividades de pornografía infantil o Trata de Personas. Un riesgo que podemos prevenir con atención sobre sus hábitos de consumo digital y de diversión.

El cardenal Omella, quien también preside la Conferencia Episcopal Española, llamó a los participantes del Festival a pedir a Dios y a la Virgen María que los libere de estos riesgos.

Desde la familia y la comunidad, nosotras y nosotros podemos sumarnos a ese llamado para apoyar a las y los jóvenes en un uso adecuado de las nuevas tecnologías de la información.

Ahora que estamos en las vacaciones de verano, y el tiempo de consumo de dispositivos digitales entre niñas, niños y adolescentes aumenta, debemos recordar que los aparatos no son, en ningún sentido, sustitutos de las y los responsables de crianza.

La mejor prevención que podemos tener es nuestra preocupación atenta porque ellas y ellos se desarrollen en un ambiente sano, libre de riesgos y de violencia. Libre de yugos.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

Compartir