Ángelus Dominical

¡Sí hay vida extraterrestre!

ME DA LA IMPRESIÓN que septiembre está terminando más rápido de lo habitual: serán los altibajos climáticos, serán los recuerdos (¿o repeticiones?) sísmicos, serán los desacuerdos políticos, serán los gritos cívicos e históricos (¿o histéricos?), serán los recientes descubrimientos en Marte, o será sencillamente que septiembre no tiene más de treinta días…

HABIENDO SEPULTADO a la reina Isabel, en México vino el “tradicional” sismo del día 19 luego del simulacro nacional; ni tardo ni perezoso, un parroquiano me dijo que la susodicha –ya sepultada- vino “a jalarnos las patas”; ¡bueno!, pues aunque “retiemble en sus centros la tierra”, no nos faltará el buen humor para superar el susto…

POR MI PARTE, DIRÉ QUE inmediatamente sintonicé un canal de noticias y apareció la imagen y palabra del presidente dando los primeros datos –luego llamados “preliminares”- sobre la intensidad y epicentro del sismo; y debo comunicar –con simulada vergüenza pero con pésima contundencia- que ni eso le creí, porque la realidad tiene otros datos que sí son verídicos…

COMO SI FUERA POCO lo ya sucedido, luego del susto por el sismo me enviaron el más reciente audio publicado por el cantante Eros Ramazzotti, dedicado nada menos que a la Virgen de Guadalupe, y comento este dato porque no está de más que revises y evalúes que -de un modo o de otro- lo que sucedió hace casi 500 años sigue siendo parte importante de nuestra historia y sirve de inspiración para músicos que ciertamente no son de misa dominical…

SE LLAMA WHL0137-LS –técnica y oficialmente hablando- y es el astro individual más lejano de nuestro planeta que se ha detectado apenas en marzo pasado; los científicos están entusiasmados porque es una las primeras estrellas que se formó en todo el universo hace –aproximadamente- 12,900 millones de años, es decir, apenas 900 millones de años después de que empezó todo con el llamado “Big Bang”, lo que en la Biblia equivale al “Hágase la luz”, pronunciado por el Creador…

TRAIGO A COLACIÓN a dicho astro porque se le ha dado un nombre más cómodo –EARENDEL- en antiguo anglosajón (algo así como el tatarabuelito del inglés) y que no quiere decir otra cosa sino “Estrella de la mañana”, justo un título/piropo que le damos en la letanía a la Bienaventurada Virgen María, Madre de Cristo y Madre nuestra…

NO DEJES PASAR este día para revisar completo el cántico que aparece en la carta de San Pablo a los Colosenses (1, 14-16, estos son los versículos iniciales), que me viene a la memoria luego de mencionar a Earendel; en efecto, Dios quiso que todas las cosas del cielo y de la tierra tuvieran a Cristo como razón y cabeza, como origen y sentido, como ideal y finalidad…

VI LA NOTICIA –también dada a conocer recientemente- que los aparatos de origen humano que ya se mueven en el planeta rojo están dando altas posibilidades de encontrar indicios de vida; tal vez no lo recuerdes, pero en esta columna ya te había revelado el secreto por nadie conocido: que sí, ¡sí hay vida extraterrestre!…

TEN CALMA Y RESPIRA profundo, porque lo que menos debes pensar es marcianos como los pintan en las películas del siglo pasado, ni en humanoides como los verás en la segunda parte de “Avatar” -¡está por llegar a cartelera y ya la quiero ver!-, ni dar por hecho cuanta afirmación destila de boca de los ufólogos y/o mercaderes de imaginería barata y ridícula…

NO RECUERDO HABERTE recomendado una película hecha allá en 1951 que en español se llamó “Ultimatum a la Tierra”; su trama y su mensaje no dejan de ser actuales, y de varias maneras se vuelven a retomar por la necesidad ineludible de la paz entre todos los mortales; búscala en youtube.com y será como un viaje al pasado pero con aplicación al presente…

YA PARA TERMINAR esta columna y este mes, te diré –pero tómalo muy en serio- que la vida que Dios ha puesto en este y en los innumerables mundos que Él ha querido, en cualesquiera de sus modalidades y circunstancias, no tiene otra finalidad que seguir mostrando todo su amor, su omnipotencia, su sabiduría, su belleza, su inteligencia, su bondad, su libertad, su paciencia y misericordia, su prodigalidad y su infinitud (¡ups!, creo que este último sustantivo abstracto es poco usado, pero anótalo en la lista de barbaridades que suelo escribir)…

 

Más artículos del autor: La misericordia de Dios ni se cansa ni se agota

 

*Los artículos de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

 

 

Compartir