Opinión

¿Qué pasó en la Corte?

El tan publicitado debate en la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el aborto, no se realizó, por lo menos como se esperaba entre los sectores más enterados del tema.

Entonces, ¿qué pasó? Los ministros de la Primera Sala, en una discusión muy rápida, votaron en contra del amparo por omisión legislativa del Congreso de Veracruz. ¿Qué significa esto?

Lo que cuatro de los cinco ministros de esa sala consideraron, de manera general, es que no existe una omisión legislativa del Congreso de Veracruz sobre el debate del aborto en ese estado.

¿Qué consecuencias tiene esta decisión en la protección de la vida de todo ser humano en nuestro país?

En esta ocasión, la Corte reitera decisiones anteriores por las cuales deja en manos de los Congresos la determinación sobre la penalización o no del delito de aborto.

Esto es muy importante para nosotros los ciudadanos, pues el debate por este delito continuará en el terreno legislativo, y por ello debemos estar atentos al desempeño de nuestros diputados, y acompañarlos.

Dice Jean Guitton que Dios quiere más al político que a cualquier otra persona, porque nadie más lo quiere. Más allá del dicho chusco que representa esto, sí hay una realidad en la que no solemos estar cerca de los políticos, a menos que queramos solicitar algún apoyo social. El político representa al ciudadano en un sistema democrático como el que tenemos en nuestro país, y el político es un ciudadano como nosotros, con una familia y con una fe, acompañemos sus labores y conozcamos qué hace; es por el bien de todos.

En esta ocasión,  también la Corte, de manera indirecta, reconoce que no existe tratado ni ley alguna que convierta el delito de aborto en un derecho humano, pues debemos tener en cuenta que la Corte tiene las facultades de obligar a un Congreso a modificar una ley si existe una violación a algún derecho humano.

Te puede interesar: Ganó la Vida #CorteAbortoNo

Al reconocer que no existe una omisión legislativa del Congreso de Veracruz, es decir, al reconocer que el Congreso de Veracruz ha trabajado de manera correcta cuando ha discutido el tema del aborto y lo ha dejado tipificado como delito, se está reconociendo de manera indirecta que no existe un tratado internacional o una ley nacional que obligue al Congreso de Veracruz, o a cualquier otro congreso, a despenalizar el aborto.

Hay quienes dicen que la lucha por la defensa de la vida no ha terminado, y tienen razón, porque la defensa de la vida no basta con realizarla en las leyes, debe llevarse a cabo todos los días, viendo el rostro del desfavorecido, del perseguido, de la mujer vulnerable, del más pequeño, del enfermo. Una sociedad verdaderamente Cristiana puede cambiar a este país y al mundo entero.

*Jesus Valdez de los Santos es Coordinador de la Comisión de Vida de la Arquidiócesis Primada de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios