Opinión

Presea Manuel de la Peza

El pasado sábado 28 de noviembre entregamos la presea “Manuel de la Peza” a ocho modelos de entrega y generosidad por la educación y la familia en el país.

Con el título “Reconociendo la huella que nos han dejado en el Tiempo”, la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) entregó la presea en una ceremonia virtual.


La primera presea fue entregada postmortem a la familia de nuestro fundador Manuel de la Peza. La recibieron en su nombre cuatro de sus nietos.

Con esa entrega recordamos que la UNPF no surge de la noche a la mañana, que sus antecedentes remotos los encontramos en aquellas generaciones de católicos que, respondiendo al llamado del Papa León XIII en su Encíclica Rerum Novarum, se comprometieron a participar en la solución de la cuestión social de su época.

Así nace la UNPF para defender los derechos y deberes de los padres de familia que se percibían en peligro ante el espíritu jacobino que predominó durante los debates de los artículos 3º, 4º, 24º y 130º de la Constitución de 1917 y que atentaban contra la libertad religiosa y de educación.

La segunda presea la entregamos a nuestra ex presidenta de la UNPF en Guanajuato y actual Coordinadora Regional, Mtra. Teresa de Jesús Paulino San Germán, por su entrega permanente y destacada labor en ese estado.

La presea tercera la recibió nuestra colaborada de la UNPF, Dra. María Yolanda Estrada Solórzano, por su entrega, vocación y servicio incansable en la formación a docentes y padres de familia durante mas de 30 años. Toda una vida.

Nuestro cuarto homenajeado fue el Dr. Guillermo Velasco y Arzac en su carácter de Aliado Honorífico de la UNPF por su entrega y servicio como fundador de comités y por su vivencia profunda del compromiso cristiano.

En su mensaje sobre la importancia de la vocación y servicio en la misión de la UNPF, el Dr. Velasco nos exhortó a convertir las familias mexicanas en semilleros de valores ciudadanos, en defensoras de las libertades religiosas y educativas, en constructoras de alternativas eficaces ante los estragos que provocará la ideologización educativa del actual modelo.

La quinta presea en calidad de Colaboradora de la UNPF la recibió Sor Beatriz Muñoz Martínez, por su confianza incondicional y su ejemplo de participación dentro de la comunidad educativa. Por mantenerse fiel a la conseja: formar el perfil del buen cristiano y del buen ciudadano.

El matrimonio José Antonio Téllez Juárez y su esposa Patricia Hernández Sosa recibieron la presea sexta en su calidad de Padres de Famlia de la UNPF por su perseverancia, por su esfuerzo, por su ejemplo de participación social en el estado de Veracruz, además de que habían servido durante muchos años a la UNPF en ese estado.

En el mismo rango de Padres de Familia fueron homenajeados con la séptima presea Erlehr Manuel Martínez Ceballos y Claudia Adriana Cepeda por su ejemplo de participación social en el estado de Guanajuato y su visión trascendente de hacerlo todo por llegar a la casa del Padre.

La última presea fue entregada al Ing. Marcelo Plata Moreno en su calidad de Expresidente de Comité de la UNPF por su noble labor de servicio en el estado de Puebla.

En su mensaje sobre “La defensa de la familia, base fundamental de nuestra cultura” nos exhortó a purificarnos en el crisol de la batalla por el derecho de los padres a educar a nuestros hijos conforme a nuestros principios, valores y convicciones.

Las sensación final, a diferencia de la entrega de preseas pasada, era de fiesta, de celebración, de trabajo en equipo, de emoción.

A pesar de ser apenas nuestra segunda entrega de la presea Manuel de la Peza, la apreciación de la mayoría de los asistentes fue de una unión viva, vigente y con gran apertura hacia el trabajo que se viene.

El ejemplo de los homenajeados reafirma nuestro compromiso en la construcción de la Civilización Cristiana, la Civilización del Amor desde el ámbito de la educación y la familia.

Continuaremos su ejemplo en una incansable labor por transformar los habitantes en ciudadanos, los ciudadanos en buenos cristiano y a los buenos cristianos en buenos constructores de esa civilización.

Hagamos de cada una de nuestras familias, un espacio eficaz para el impulso de un civismo esperanzador.

*Leonardo García Camarena es Presidente Nacional de la Unión Nacional de Padres de Familia

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios