Opinión

Por nuestra paz interior, día y noche

Aún existe la creencia popular de que si alguien no puede descansar es porque su conciencia no está en paz. En un sentido estricto, eso es cierto, pero no necesariamente porque la persona haya cometido un acto que vaya en contra de los valores de su comunidad.

Hay muchos factores que pueden alterar nuestra tranquilidad, y para que la calma regrese a nuestra mente y espíritu, es necesario cuidar la salud mental tanto como la física.

El insomnio puede presentarse cuando nos preocupa la integridad de un familiar, nuestro trabajo, la seguridad de nuestros hijos, o incluso, lo que sucede en el mundo.

Puede ser un síntoma de otras problemáticas como la ansiedad o el estrés crónico tras largas jornadas laborales. La falta de descanso puede durar sólo algunas horas o prolongarse por días, lo cual podría parecernos una verdadera condena.

Hay personas que pueden manejarlo con solo escribir, conversar, leer o hacer una oración —“No me desampares ni de noche ni de día”, dice incluso el clásico Ángel de la Guarda. Sin embargo, otras que necesitan ayuda profesional y ahora, con la pandemia, la sobre información, pérdidas familiares o el temor al contagio, la situación se ha agravado.

A partir del primer caso detectado de COVID-19, a finales de febrero de este año, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México nos planteamos la necesidad de reforzar nuestro servicio de atención psicológica gratuita y ofrecer video-terapias.

Desde entonces hemos recibido 2 mil solicitudes de ayuda psicológica a nuestra Línea de Seguridad y nuestro Chat de Confianza 55 5533-5533, sobre todo por angustia, miedo, estrés, depresión, y, precisamente, insomnio.

Más del 30 por ciento de las atenciones se dieron entre las 4 y 7 de la  mañana, justo cuando la imposibilidad de no conciliar el sueño es más grave y puede traer más consecuencias a la salud, por la alteración del sistema nervioso central, baja de nuestras defensas y la disminución de rendimiento.

Si bien existen hábitos que nos ayudan a combatir el insomnio, como ejercicios de respiración, establecer rutinas, evitar alimentos pesados o el uso de dispositivos móviles, no hay nada como una palabra de aliento que nos recuerde que lo que nos angustia va a pasar o puede resolverse.

Es muy importante que haya una persona, cercana, que nos escuche y nos guíe para encontrar alternativas a nuestras preocupaciones y dolencias internas.

En el Consejo siempre estaremos para escucharte, sin juzgar ni presionar, con una mirada sensible, pero profesional en favor siempre de tu bienestar y tu seguridad. Creemos que los pequeños cambios producen grandes resultados. Si tú tienes el apoyo que necesitas para encontrar la paz interior, podrás proyectarlo hacia fuera y eso causará, por añadidura, la paz en la comunidad.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios