Opinión

¡Oh tempora, oh mores!

Queridos Padres Eméritos
este humilde servidor
ya casi nonagenario
los invita a recordar,
nuestro antiguo seminario.

Nuestra capilla qué hermosa
con la imagen de María
que con el niño en sus brazos
a todos nos sonreía.

Qué bellas las horas santas,
cuando entre nubes de incienso
adorábamos al Santísimo,
entonando el “Tantum Ergo”.


Qué tal aquellos partidos
en las canchas de fut-bol,
y también aquellos otros,
de voli o de básquet-bol

Nuestras clases de Latín,
y nuestras declinaciones;
que bonito era obtener,
buenas calificaciones.

Viven en nuestros recuerdos
nuestros santos confesores,
junto con nuestros maestros,
y nuestros sabios rectores.

Nos mandaron un día a Roma,
fuimos a la Gregoriana,
y qué simpáticos nos veíamos
en la calle de sotana.

Allí al calificar,
no había peligro de fraude,
cuando a alguien en “De Universa”
obtenía “SUMMA CUM LAUDE”.

¡Oh Roma la siempre eterna!
de césares y Pontífices,
la Roma de Miguel Ángel,
y afamados artífices.

Qué tiempos eran aquellos,
tiempos de Juan XXIII
el Papa, el PAPA BUENO,
rodeado de sencillez.

La Iglesia durante siglos
gozó de gloria y honores
ahora volvía a sus orígenes,
Iglesia humilde y pobre.

En ella planes de Dios
soplando están “Nuevos Aires”
con este PAPA ARGENTINO,
que vino de Buenos Aires.

Un día volvimos a México,
a nuestra tierra natal,
y empezamos entusiastas,
nuestra labor pastoral.

Cómo se ha pasado el tiempo,
se fue nuestra juventud,
pero hoy estamos contentos,
gozando la senectud.

Y estamos ya preparándonos
a nuestro encuentro con CRISTO
qué dicha es asociarnos
a aquellos que ya lo han visto.

Muchas gracias, Padre Tapia
muchas gracias, Padre Crisanto
por su caridad tan grande
cada día son más santos.

A Usted Señor Cardenal
mil gracias de corazón,
que quiere que los eméritos
gozemos nuestra pensión.

Quedan aún mil recuerdos
del tiempo que ya se fue.
mas son tantos que no tendrían
cabida en “Desde la Fe”

P.D.
Cuando un hermano esté solo
hagámosle una visita,
y si es el caso y podemos
Echémosle una manita. (“LANITA”).

*El P. Rafael Esquivel Alférez es sacerdote de la Arquidiócesis Primada de México.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775