No obedezcas por anticipado

Hace algunos años leí el libro de Timothy Snyder “Sobre la Tiranía, cuyo objetivo es enseñar a las nuevas generaciones las lecciones que nos dejaron las dictaduras y los totalitarismos del siglo XX: el nazismo y el comunismo, principalmente.

Ante la realización del Foro Internacional: Generación Igualdad, realizado de manera conjunta entre Francia, México y la ONU en esta Semana Santa, y por los alcances y consecuencias que este foro tendrá, vamos a analizar estas lecciones que nos dejaron las dictaduras para aplicarlas a la nueva dictadura de la ideología de género.

Todo parece indicar que este foro es parte de los compromisos que México adquirió al aceptar los 7.5 millones de dólares que la ONU le entregó en el 2019 para impulsar la ideología de género con la fachada de acabar con el feminicidio e impulsar la igualdad.


La ideología de género se está convirtiendo en una nueva dictadura, en un nuevo totalitarismo, por lo que es no solo necesario, sino indispensable, conocer esas 20 lecciones para aplicarlas en este siglo XXI, hoy a la ideología de género y mañana a cualquier otra ideología que nos quieran imponer en el camino.

La primera lección Snyder: “No obedezcas por anticipado”, o lo que es lo mismo: no andes de ofrecido. La registró así Snyder porque “un número suficiente de personas brindaron voluntariamente sus servicios a los nuevos líderes, tanto los nazis como los comunistas se dieron cuenta de que podían avanzar rápidamente hacia un cambio total de régimen. Y después ya resultó imposible revertir los primeros e irresponsables actos de conformidad”.

Con la ideología de género está pasando igual, la cantidad de medios de comunicación, empresarios, políticos, líderes sociales y ciudadanos en general que, sin ser parte de los lobbys del feminismo radical ni de los colectivos lgbti, empezaron a obedecer por anticipado los postulados de la ideología de género.

Metieron programas y series de televisión con actores lgbti, firmaron acuerdos “Gay Friendly”, abrieron oficinas de “diversidad e inclusión” o se negaron a promover programas de valores, de vida y de familia.

Su pretexto fue que habían firmado un convenio de “inclusividad” o de “igualdad” que les impedía apoyar cualquier propuesta que pareciera ser contraria a los colectivos del feminismo supremacista o el loby lgbti. Sorprendente. Algunos de ellos se adaptaron instintivamente, sin reflexionar, a esta nueva situación.

Con la ideología de género, por un lado, o con la Cuarta Transformación por el otro, nos puede pasar lo mismo que con el nazismo y el comunismo: que les otorguemos el poder libremente, que nos anticipemos a lo que la Ideología de Género o la 4T quieran y después nos ofrezcamos sin que nadie nos lo pida.

Por qué es grave esta obediencia anticipada, porque “… es una tragedia política”, porque en lugar de fortalecer nuestro pensamiento crítico y nuestro comportamiento con el mismo espíritu, nos estamos volviendo borregos que, al no reflexionar lo que nos están imponiendo, prácticamente les estamos dando un voto a favor.

A partir de este momento te invitamos a no aceptar ciegamente y por anticipado cualquier cosa que te ofrezca la ideología de género con el eufemismo de Perspectiva de Género. Por favor, “no obedezcas por anticipado”. Antes bien, investiga, estudia, analiza, compara, reflexiona y luego entonces toma la decisión que consideres conveniente.

Nos van a obligar a estar de acuerdo con las premisas de que “no se nace hombre o mujer, te hacen”, de que “la sexualidad es diversa”, de que “la familia es un invento”, de que “el cambio de sexo es posible”.

Nos van imponer la idea de que “la identidad de género y la orientación sexual implican la abolición de la masculinidad y la feminidad”. De que, si la familia es un invento, luego entonces debe tener derecho “el matrimonio igualitario”.

El proceso de deconstrucción continuará progresivamente para pasar del matrimonio igualitario al pansexualismo, a la hipersexualización, a las relaciones sexuales sin amor, sin procreación, a la masturbación personal y mutua, al rechazo a la paternidad, a la procreación de hijos sin padres.

Y si sin querer llegó el hijo, nos obligarán a “promover el aborto libre” hoy, y mañana “la muerte digna” pues no se animan a llamar las cosas por su nombre: eutanasia. Ambos, asesinatos.

¿Lograrán su objetivo? ¿Se animarán a sufrir las mismas consecuencias de la “Ley Peña” que en las elecciones intermedias de su sexenio se apostó por dar un gran salto a la imposición de una parte de la ideología de género con la consecuente pérdida de esas elecciones?

Nos vemos en el siguiente Paréntesis con la segunda lección.

*Leonardo García Camarena es Presidente Nacional de la Unión Nacional de Padres de Familia

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios