Ángelus Dominical

Las riquezas que tenemos como mexicanos

ME PREGUNTARON ABIERTA y sencillamente que si la situación de México va tomando el mismo rumbo que ha tomado en Nicaragua, que si llegaría el momento que se impidiera a un obispo salir de su domicilio o que se le impongan límites a la Iglesia cancelando su libertad de expresión, y yo respondí abierta y sencillamente que no… TANTOS OBISPOS Y LAICOS, muchos presbíteros y religiosas, numerosos civiles de toda clase, hombres y mujeres de buena voluntad siguen y seguirán trabajando por doquier para que gocemos de paz y libertades, de respeto y oportunidades de crecimiento; y por supuesto no ignoro que donde quiera hay aspirantes a dictadores, candidatos a sátrapas, neo-nerones en ciernes y hitleritos en potencia…

NI LA NACIÓN QUE se ostenta como adalid mundial de la democracia se ha visto exenta de caer en la barbarie (a todos nos sorprendió el asalto al Capitolio en enero del 2021); bien puedo decir que allá como aquí y en todos lados, lo que ayudará a evitar que un fulanito escale al punto de ser opresor, o que un zutanito devenga en líder de una runfla de revoltosos, o de que cualquier hijo de vecina se convierta en “la mamá de los pollitos”, será la organización y participación de cada ciudadano en grupos, instituciones, gremios, sindicatos, asociaciones, partidos, colectivos o lo que sea, de modo que podamos -¡en conjunto!- velar por la civilización y cordura, no por el vandalismo y la barbarie… ME ACUERDO QUE una de las causas que dieron paso a la Revolución francesa (allá en 1789) fue lo que se llamó el “despotismo ilustrado”, en donde unos pocos intelectuales pretendían el mayor bien al pueblo, pero sin su participación directa o indirecta; aquel antiguo régimen finalmente cayó por la acción revolucionaria fraguada en tantos grupos inconformes…

COMO HACÍA FALTA una organización que diera curso a tantas ansias contenidas, pues no faltaron personas como Robespierre (apodado “el incorruptible”) que capitalizaron las ilusiones alebrestadas de tantos oprimidos; aunque llegó con valentía y determinación de mejorar, el fulanito terminó instaurando un régimen de terror echando mano de la guillotina contra todos sus adversarios (y creo recordar que la tal guillotina funcionaba más por las mañanas)… PARA NO HACER LARGA la historia, el tal Robespierre terminó en el mismo camino por el que adelantó a otros, y en el vaivén siempre hubo estructuras, grupos, organizaciones, partidos, colectivos y demás que finalmente lograban cambios y mejoras pero a largo plazo, no hay más…

EN MÉXICO YA HEMOS tenido caudillos y robespierres de todo tipo, con apellidos como Santana o Portillo (porque si digo López tal vez pienses en Tarso o Dóriga), y sin duda los seguiremos teniendo; pero lo que limitará a cada aspirante a “dictalotodo” seguirán siendo las organizaciones y asociaciones que limiten, vigilen, critiquen, evalúen, renueven, sancionen, fortalezcan lo debido, y que desinflen, aplaquen y -en su caso- quiten lo indebido… ME PONDRÉ COMO el Dr. Simi y te diré lo mismo pero de otro modo y más barato: lo que ha frenado la pandemia no ha sido la voluntad y deseo de un iluminado y su achichincle favorito, sino que cada ciudadano se ha puesto su cubrebocas, cada quien se ha untado gel, que como familias evitamos fiestotas, que las farmacéuticas han elaborado vacunas, que los diversos sectores de la sociedad se acercaron a recibir su piquete, y que entre todos seguimos adelante venciendo al bicho…

UNA DE LAS RIQUEZAS excelentes que tenemos como mexicanos (aunque no siempre las respaldamos debidamente) son los diversos grupos y colectivos que van surgiendo para perseguir un bien común: comadres que hacen una tanda, compadres que organizan una “vaquita”, familiares que emprenden un negocio común, vecinos que espantan a las “ratotas” con efectivísimas mantas amenazadoras (no me gustan, pero sin duda algo les han servido)… TENER TELEVISIÓN OFICIAL y no más (¿en qué Cuba he visto eso?), controlar la radiodifusión nacional (¿en qué Venezuela sucederá eso?), amarrar a la prensa escrita y digital desde el poder (¿en que Irán los que ya fueron?), solo abonará a que el poder despótico sea imparable y devorador… NO SE TE OLVIDE que mi opinión es como cualquiera y así déjala, como cualquier mera opinión; y que menos se te olvide la fuerza especial que poseen las diversas estructuras y organizaciones (culturales, sociales, científicas, artísticas, productivas, educativas), pues ahí sucede como entre los planetas y el sol: cada uno desde su órbita procura un equilibrio entre todos…

EL DOMINGO PASADO terminaba diciendo que la firmeza en la justicia y la verdad es preludio de la cercana caída de quien se sueña omnipotente, hoy añado que tales sueños se convierten en pesadilla a fuerza de pretender ser omnipresente, omnidiciente, omniveraz; quienes creemos en Dios, sabemos que es uno solo y las dichas son cualidades suyas, los que remedando se hacen ilusión de ser eficaces y aunque caminen como gansos, chillen como gansos, coman como gansos y graznen como gansos, solo se hacen patos…

Frase:  “Donde sea hay aspirantes a dictadores, candidatos a sátrapas, neo-nerones en ciernes y hitleritos en potencia”.

Compartir