Historias ciudadanas

La unión por la educación para la paz

Como profesor en la Ciudad de México, Héctor ha sido testigo de las necesidades de las y los más jóvenes; hace unos meses una de sus alumnas, de 16 años de edad, le dijo que quería quitarse la vida. De una manera ejemplar, habló con ella, la impulsó a acercarse a su familia y a pedir ayuda profesional.

El maestro entiende que su labor está más allá que enseñar los contenidos de la materia. Está para guiar a quienes lo necesitan hacia la tranquilidad interior y el bienestar con su familia en su comunidad.

Cada vez hay más instituciones de educación media superior y superior que muestran interés y actualizan sus programas, sus alianzas y sus estrategias para formar a ciudadanas y ciudadanos en favor de la seguridad y los derechos humanos.


Previo al Día Escolar de la Paz y la No Violencia, que se conmemora este 30 de enero, los centros académicos han buscado ir más allá de crear políticas en contra del acoso intramuros. Reconocen que para que las y los estudiantes estén bien en las aulas, deben estar bien en su entorno familiar y en el espacio en el que viven.

Con esa perspectiva, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México trabajamos con dos instituciones, que además tienen una perspectiva desde la fe, la transformación comunitaria y las acciones positivas: la Universidad Iberoamericana y la Universidad Anáhuac.

La salud mental para adolescentes y jóvenes, como la alumna de Héctor, el combate a la violencia de género, la Trata de Personas, entre otros, son algunos de los temas prioritarios que compartimos con el nuevo rector de la Ibero, el Dr. Luis Arriaga Valenzuela, S. J., con quien nos reunimos el pasado miércoles.

Su interés, que va de acuerdo con la identidad ignaciana, es “impulsar el cultivo de la interioridad, la justicia, el diálogo intercultural y la reconciliación en el quehacer universitario, para lograr una comunidad inclusiva”, como enfatizó durante su toma de protesta.

De manera similar, nos acercamos a la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac, dirigida por Miguel Ángel Santinelli y Klaudia Sánchez Espíndola, Coordinadora Académica de la licenciatura de Responsabilidad Social, con quienes reconocemos el desafío de acompañar a las y los adolescentes en su proceso de formación a ser parte de una ciudadanía plena y solidaria.

Queremos también acercar a toda la comunidad académica la atención jurídica y psicológica gratuita que brindamos en la Línea de Seguridad y Chat de Confianza 55 5533-5533. Además, continuar y potenciar el desarrollo de planes de estudios centrados en el desarrollo de habilidades que permitan a las personas y a los pueblos convivir con armonía. Por el bienestar y la paz de nuestra sociedad.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.