Opinión

Implicaciones del Sínodo

Ha concluido en Roma la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica con el tema “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral”. A partir de “la única conversión al Evangelio vivo, que es Jesucristo”, se hicieron muchas propuestas para una conversión integral, pastoral, cultural, ecológica y sinodal.

Todas fueron aprobadas por las dos terceras partes de los 181 sinodales.  ¿Qué implicaciones tienen para nuestra patria?

Propuesta en el Sínodo para ordenar sacerdotes a hombres casados (No. 111):

“Considerando que la legítima diversidad no daña la comunión y la unidad de la Iglesia, sino que la manifiesta y sirve (LG 13; OE 6) lo que da testimonio de la pluralidad de ritos y disciplinas existentes, proponemos establecer criterios y disposiciones de parte de la autoridad competente, en el marco de la Lumen Gentium 26, de ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos de la comunidad, que tengan un diaconado permanente fecundo y reciban una formación adecuada para el presbiterado, pudiendo tener familia legítimamente constituida y estable, para sostener la vida de la comunidad cristiana mediante la predicación de la Palabra y la celebración de los Sacramentos en las zonas más remotas de la región amazónica. A este respecto, algunos en el Sínodo se pronunciaron por un abordaje universal del tema”.

Esta propuesta fue la que recibió más votos en contra: 41, con sólo 128 votos a favor; 11 se abstuvieron. Depende del Papa que se acepte. En caso de que la aceptara, no significaría el fin del celibato sacerdotal obligatorio, sino una excepción a la regla universal, tomando en cuenta las circunstancias de esa región amazónica. En nada afecta al sacerdocio en nuestro país, pues nuestras circunstancias son muy diferentes.

Ordenar diaconisas (No. 103):

“En las múltiples consultas realizadas en el espacio amazónico, se reconoció y se recalcó el papel fundamental de las mujeres religiosas y laicas en la Iglesia de la Amazonía y sus comunidades, dados los múltiples servicios que ellas brindan. En un alto número de dichas consultas, se solicitó el diaconado permanente para la mujer. Por esta razón el tema estuvo también muy presente en el Sínodo”.

Esta propuesta tuvo 137 votos a favor, 30 en contra y 14 abstenciones. El Papa nombró una comisión que estudie esto desde el punto de vista bíblico, histórico y pastoral. No se ve que esto se resuelva pronto, sino que se seguirá estudiando. No haría falta esta ordenación, pues el Código de Derecho Canónico prevé que a las mujeres se les puedan confiar varios ministerios sacramentales y jurídicos, sin necesidad de ordenación.

Crear un rito amazónico (No. 119):

“La Iglesia en la Amazonía debe constituir una comisión competente para estudiar y dialogar, según usos y costumbres de los pueblos ancestrales, la elaboración de un rito amazónico, que exprese el patrimonio litúrgico, teológico, disciplinario y espiritual amazónico, con especial referencia a lo que la Lumen Gentium afirma para las Iglesias orientales (cf. LG 23). Esto se sumaría a los ritos ya presentes en la Iglesia, enriqueciendo la obra de evangelización, la capacidad de expresar la fe en una cultura propia y el sentido de descentralización y de colegialidad que puede expresar la catolicidad de la Iglesia (…)”.

Esta propuesta tuvo 140 votos a favor, 29 en contra y 12 abstenciones. Es una propuesta muy conveniente, de acuerdo a lo que el Concilio expresó en la Constitución sobre Liturgia y, sobre todo, en el Decreto Ad gentes No. 6: “Deben crecer de la semilla de la Palabra de Dios en todo el mundo Iglesias particulares autóctonas suficientemente fundadas y dotadas de propias energías y maduras, que, provistas suficientemente de jerarquía propia, unida al pueblo fiel, y de medios apropiados para llevar una vida plenamente cristiana, contribuyan, en la parte que les corresponde, al bien de toda la Iglesia. El medio principal para esta plantación es la predicación del Evangelio de Cristo. Para anunciarlo envió el Señor a sus discípulos a todo el mundo (…)”(No. 6).

Esto no afectaría a nuestra patria, pero sería un estímulo para seguir el proceso de tener, en las comunidades indígenas, una liturgia más inculturada, sin necesidad de crear un nuevo rito en la Iglesia. Ojalá que se logre esa propuesta.

Puedes leer: 5 Claves del documento del Sínodo de la Amazonia