Javier Campos Morales, S.J.

Leer más
COLUMNA

Columna invitada

El Desarrollo Humano Integral como aporte de la Iglesia

La pobreza resulta escandalosa para el cristiano, pues por condiciones y estructuras injustas, priva a las personas de los bienes más elementales para su subsistencia,

7 marzo, 2023
El Desarrollo Humano Integral como aporte de la Iglesia
IMDOSOC
POR:
Autor

 

El Desarrollo Humano Integral (DHI) articula la reflexión y la acción desde la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) en el combate a la pobreza. El término apareció por primera vez en Gaudium et Spes como un principio ético de partida para valorar los problemas socioeconómicos. A partir de entonces, el concepto se desarrolló en dos ejes: la integralidad que vela por el ser humano en su totalidad y plenitud, considerando todas sus dimensiones; y la solidaridad, es decir, la plena conciencia del vínculo de interdependencia entre todos los seres humanos en reconocimiento y encuentro mutuo como hermanos y hermanas.

En este sentido, Juan Pablo II partió de la crítica a las visiones económicas del desarrollo que le consideran una mera acumulación de bienes. También, bajo la definición de la solidaridad como “la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos”, relacionó el DHI con los derechos humanos, señalándolos como el camino para el verdadero desarrollo. (Sollicitudo rei socialis, 33-34) Por su parte, Benedicto XVI en Caritas in veritate enriqueció la discusión con su enfoque teológico, particularmente con la incorporación de la lógica del don y la insistencia en la relacionalidad. Finalmente, Francisco, sobre la base de los antecedentes presentados en Centessimus annus y Caritas in veritate, amplió el concepto a la creación entera con la propuesta de la ecología integral.

NEWSLETTER
Recibe nuestro boletín semanal 

Al igual que sus antecesores, el papa Francisco desafía los discursos de poder sobre el desarrollo. Primero, al cuestionar la división y clasificación de los países según su grado de desarrollo. Segundo, al negarse a entender el desarrollo, única y exclusivamente, en términos de crecimiento económico, llamando incluso a un cierto decrecimiento. (Laudato Si´, 193)

Así, históricamente el magisterio social ha cuidado de entrelazar al DHI con los diferentes principios de la DSI. Particularmente, la salvaguarda de la dignidad de la persona humana constituye su pilar y objetivo, de la cual deriva la consecución del bien común, cuya principal implicación es la defensa del principio del destino universal de los bienes en solidaridad, subsidiariedad y participación. Además, en este contexto se entiende por qué la pobreza resulta escandalosa para el cristiano, pues por condiciones y estructuras injustas, priva a las personas de los bienes más elementales para su subsistencia, atentando contra su dignidad, obstruyendo el logro más pleno de su propia perfección, pero principalmente porque impide el acceso a los bienes que el Señor dispuso para todas y todos “sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno.” (CDSI, 171)

Escrito por: David Vilchis, coordinador se Investigación en IMDOSOC



Más artículos del autor: ¿Redistribución universal de los bienes?

*Los artículos de la sección de opinión son responsabilidad de sus autores.

 




NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal