Opinión

Contra la indiferencia en el asesinato de niñas y adolescentes en México

El asesinato de la niñas y adolescentes en México es un problema de dimensiones trágicas, que pasa desapercibido ante los índices generalizados de violencia en el país, casi 40 mil homicidios dolosos en cada uno de los últimos tres años.

En ese contexto también han aumentado los feminicidios en general. En 2021 se contabilizaron 969 casos. En enero de 2022 ya fueron 75 crímenes de éste tipo, el mayor número en el Estado de México con 16 asesinatos.

Del 2019 al 2021, los tres primeros años del presente gobierno, han sido víctimas de feminicidio 300 niñas y adolescentes entre los 0 y 17 años, de acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).


En 2019, el número de los feminicidios infantiles fueron 98, creció en 2020 cuando hubo 105 y disminuyó en 2021 al contabilizarse 97 casos. El promedio anual es 100 de estos asesinatos en los últimos tres años.

El número de niñas y mujeres desparecidas o no localizadas, de 0 a 17 años, ascendió a 942 caso en 2021, según la Red de Derechos Por la Infancia en México (Redim). Representa un incremento del 17.3 % con relación a 2020 cuando desparecieron 802.  

En 2021 desaparecieron en promedio 2.6 niñas y adolescentes. Se suman a las terribles cifras de las personas desparecidas en el país, que son 95,000, de acuerdo al Comité de Desapariciones Forzadas (CED) de la ONU.

A esta terrible situación de las niñas y adolescentes en nuestro país se agrega el delito de abuso sexual en este sector de la población. El 99 % de los casos no son denunciados, según la organización de la sociedad civil Reinserta. 

Esto porque el 73 % de estos hechos ocurren al seno del hogar y el agresor es un familiar cercano o un conocido de la familia. México se encuentra entre los tres países del mundo con más casos de violencia sexual infantil.

Saskia Niño de Rivera, fundador de Reinserta, plantea que las denuncias tampoco se hacen porque el 78 % de las personas no confían en la policía y en las dependencias que imparten  justicia.

Quienes investigan estos temas y los integrantes de las organizaciones de la sociedad civil que apoyan a las víctimas,  sostienen que el problema va a continuar y hacerse cada día más grave.

Esto mientras las autoridades no luchen contra la impunidad y no se diseñen e implementen políticas públicas focalizadas a éstos sectores de la población y a las acciones criminales en su contra.

En 2019, un grupo de periodistas independientes, encabezado por la tapatía Perla Blas, crearon la organización de la sociedad civil “Aquí Estamos” con el propósito de visibilizar el feminicidio infantil.

La Iglesia mexicana, ante la indiferencia de los tres niveles de gobierno, podría jugar un papel importante en dar a conocer éste trágico problema que afecta a las niñas y las adolescentes de México. Haría un gran servicio a ellas y al país.

 

Más del autor: En México, crecen los desplazamiento internos por la violencia

 

Twitter: @RubenAguilar

Rubén Aguilar Valenzuela es profesor universitario y analista político.

 

 

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.