Historias ciudadanas

Comunidad perseverante para la seguridad

Si hay una figura histórica que se ha enfrentado a la maldad y a la violencia en el mundo, y ha salido adelante, gracias a su fe y a sus ganas de apoyar a la comunidad, ese fue San Pablo. Durante su trabajo como misionero fue arrestado, tratado brutalmente y encadenado, incluso, amenazado de muerte. Eso no lo detuvo, mostró que no era culpable de ningún delito y siguió llevando el mensaje de paz por medio de sus cartas.

Como él, decenas de ciudadanos están dispuestos a luchar contra la inseguridad y compartir información que lleve el bienestar y la tranquilidad en donde viven. La Alcaldía Iztapalapa, liderada por Clara Brugada, ha sido una clara muestra de ello.

Precisamente, en la calle de Luis Hidalgo Monroy, en el barrio iztapalapense que lleva el nombre de este santo, hay una fuerza comunitaria muy fuerte. Ahí, en el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México abrimos en 2020 una sede para acercar atención jurídica y psicológica gratuita, información sobre derechos humanos y actividades para reconstruir el tejido social en la zona.


En este año y medio, hemos atendido a 20 mil 179 personas que nos solicitaron orientación por situaciones legales, para prevenir extorsión, denunciar maltrato animal o porque necesitan contención emocional. En el caso de violencia familiar hemos ayudado a 798. Todos los días estamos para apoyarles, en un horario de 9:00 a 19:00 horas, directo en sede o en la Línea de Seguridad y Chat de Confianza 55 5533-5533 en esquema 24/7.

Además de la gran apertura que ha tenido la ciudadanía para pedir ayuda y mejorar su entorno, hemos sido testigos del acompañamiento que han dado a la estrategia de seguridad de la alcaldía. Aplauden los Caminos Mujeres Libres y Seguras, y realizan denuncias anónimas que contribuyen a realizar operativos contra grupos criminales.

Esta resiliencia y compromiso es notoria. Después de haber sido por más de 10 años una región constantemente amenazada por la violencia y el crimen, la demarcación dejó de estar entre los 15 municipios más violentos del País. Incluso escuchamos a las personas hablar de lo mucho que ha mejorado su colonia. Esto ha sido gracias al esfuerzo de todas y todos.

Aún hay mucho trabajo por hacer, es necesario que sigamos compartiendo el mensaje de no violencia en los hogares, alzando la voz por las agresiones a niñas, niños, adolescentes y mujeres, que invitemos a dejar de lado las armas y construyamos comunidad.

Ya hay un sendero trazado. Hay personas, que sin usar el término misioneros, se muestran firmes y persistentes para llevar una palabra de paz, de pedir ayuda y de fomentar la denuncia por una mejor Iztapalapa y una mejor Ciudad para todos.

*Salvador Guerrero Chiprés (@guerrerochipres) es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

Comentarios